La UE estudia enviar una misión de 200 soldados a Malí

Actualizado 30/10/2012 13:28:07 CET

BRUSELAS, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Unión Europea estudia en la actualidad enviar una misión militar con unos 200 soldados europeos para contribuir a entrenar a grupos de combate tácticos del Ejército maliense, que cuenta con unos 6.000 o 7.000 efectivos, con el objetivo de ayudarle a recuperar el control del norte del país, en manos islamistas, según han avanzado fuentes europeas.

Francia, España, Alemania, Italia y Bélgica han sido los países de la UE que hasta ahora han mostrado interés en aportar militares para contribuir a la formación del Ejército maliense aunque otros terceros países como Canadá también lo han hecho, han explicado las mismas fuentes.

La situación en el norte de Malí "está fuera de control" y se ha convertido en "un santuario" para grupos terroristas ligados a Al Qaeda y redes de narcotráfico, trata de seres humanos y de inmigración ilegal, lo que plantea una amenaza "muy significativa" para la seguridad de los países europeos. "Esto es una situación muy seria, nos lo tomamos muy en serio y estamos determinados a actuar", explican las fuentes.

Los europeos aportarían entrenamiento "básico en Infantería" pero también "entrenamiento especial de las fuerzas especiales" y formación "en artillería" y contribuirían a la reestructuración del Ejército de Malí especialmente para mejorar las capacidades de mando y control entre Bamako y las distintas unidades del Ejército y su "control civil" y el entrenamiento se haría en Malí, según han explicado fuentes europeas.

Los Estados miembros han rechazado la opción de asesorar al Ejército de Malí empotrando a soldados europeos en las propias fuerzas malienses como ocurre por ejemplo en el caso de Afganistán, según han explicado las fuentes. "No es una misión de combate", justifican.

"Respecto a las tropas para acompañar a las tropas malienses en el combate, claramente esto no se quiere como opción", han explicado las fuentes.

A la fuerza de entrenamiento de unos 200 efectivos, fuentes europeas han reconocido que habría que sumar otros 200 efectivos para encargarse de facilitar la protección de los entrenadores, parte de los cuáles podrá aportar el propio Ejército de Malí, según las fuentes.

"El Ejército está hecho un desastre. Hay corrupción, nepotismo", han admitido las fuentes, que reconocen que la mayor parte de los efectivos del Ejército de Malí están "mal entrenados y mal equipados" y "sin moral".

Se espera que los ministros de Exteriores de la UE respalden el concepto de gestión de crisis para la nueva misión que les presentará la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, el próximo 19 de noviembre cuando se reúnan en Bruselas con el presupuesto y cifras "aproximadas" para la misión para poder seguir adelante con su planificación y la elaboración de un plan de operaciones detallado, según las fuentes.

La UE da especial importancia a garantizar que el Ejército maliense esté bajo "control civil" y por ello insiste en la necesidad de que las autoridades de Bamako presenten una hoja de ruta "creíble" para celebrar nuevas elecciones y para poner en marcha un proceso de negociación político "que lleve a la unificación" del país y tratar de integrar a "aquellos grupos" del norte de Malí "con voluntad de ser parte de un Estado unificado".

La posibilidad de que Bamako recurra al uso de la fuerza "creíble" contra los grupos territoristas debe "reforzar" la posición negociadora de las autoridades malienses, según las fuentes.

Además de apoyar la formación del Ejército de Malí, la UE no descarta aportar apoyo logístico, financiación y apoyo a la planificación de la intervención militar de las fuerzas africanas en Malí, que se espera que cuente con entre 3.000 y 4.000 efectivos, "si hay petición" y si la ONU autoriza su despliegue, para lo que hará falta una nueva resolución del Consejo de Seguridad del organismo internacional, que no se espera que esté "hasta finales de noviembre o diciembre", según fuentes europeas. En todo caso, la UE ya cuenta con un experto en planificación en Bamako y próximamente enviará otro a Abuya, la capital de Nigeria.

A pesar de la urgencia de actuar para restaurar el control de las autoridades de Bamako en el norte del país, las fuentes han subrayado la importancia de planificar bien la intervención internacional en Malí y no apresurarse para garantizar su éxito y recuerdan que la misión de pacificación de la Unión Africana en Somalia tardó un año en planificarse. "Como ya hay experiencia, igual se podría acelerar" en el caso de Malí, explican.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies