Francia pide a los 'amigos de la Constitución' que no creen "nuevas divisiones" en la UE

Actualizado 22/01/2007 18:07:01 CET

BRUSELAS, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Philippe Douste-Blazy, aseguró hoy que su país no tiene "dificultades particulares" con la reunión convocada por España y Luxemburgo el próximo 26 de enero en Madrid de los 18 Estados miembros que han ratificado el Tratado constitucional, pero reclamó a los participantes que eviten "crear nuevas divisiones" en la UE.

"Francia no tiene dificultades particulares sobre la reunión prevista en Madrid el próximo 26 de enero que tiene como objetivo reunir a los Estados miembros que han ratificado el proyecto de Tratado constitucional", dijo Douste-Blazy, quien subrayó que "todo lo que contribuya a la búsqueda de una solución que tenga en cuenta la situación de unos y otros es bienvenido y espero que sea el caso de esta reunión".

"Confío en la presidencia alemana y en los organizadores (España y Luxemburgo) para que eviten todo lo que pueda crear nuevas divisiones", añadió en rueda de prensa al término de la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de los Veintisiete el jefe de la diplomacia gala, recalcando que "la UE necesitará el acuerdo de todos los Estados miembros para llevar a cabo las reformas institucionales necesarias".

Por su parte, la ministra de Asuntos Europeos, Catherine Colonna, recordó que se reunió la semana pasada con su homólogo español, Alberto Navarro, y ya entonces señaló que "todo lo que pueda aproximar a los europeos a una solución a la cuestión institucional será positivo y todo lo que les aleje no lo será". "Esperamos que este será el sentido de los trabajos de la reunión de Madrid, con los recordatorios y las preocupaciones que acabamos de hacer", añadió.

A la reunión de Madrid están invitados los ministros y secretarios de Estado de Asuntos Europeos de España, Luxemburgo, Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Grecia, Hungría, Italia, Letonia, Lituania, Malta y Rumanía. Asimismo, en vista del interés mostrado por participar en esta iniciativa, también estarán presentes Portugal e Irlanda. Su objetivo es "asistir a la presidencia alemana de la UE a encauzar el debate sobre el Tratado constitucional, y dejar constancia del compromiso a favor de la sustancia del Tratado de más de dos tercios de los países de la UE".

Douste-Blazy insistió en que la Europa de los 27 necesita "avances institucionales" y expresó su apoyo al calendario fijado por la canciller alemana y presidenta de turno de la UE, Ángela Merkel, que prevé una solución definitiva al Tratado constitucional en primavera de 2009. Afirmó que Francia contribuirá a que se cumplan los plazos cuando asuma la presidencia de la UE en la segunda mitad de la UE en 2008, y negó que los franceses estén quedando marginados del debate, recordando que tanto el candidato de la derecha a las presidenciales, Nicolas Sarkozy, como la socialista Ségolène Royal, están hablando de la Constitución Europea durante la campaña.

Los representantes franceses señalaron que el debate debe partir de la "base" del proyecto de Tratado constitucional y "preservar los equilibrios" que logró el texto. Asimismo, defendieron alguna de sus novedades institucionales, como el nombramiento de un ministro de Asuntos Exteriores o de un presidente permanente de la UE. Douste-Blazy insistió además que Francia no quiere que haya en la Constitución referencias a las raíces cristianas de la UE porque es un país laico.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies