La UE insta a Irán a aplicar sus compromisos, incluido sobre el reactor de Arak, "de buena fe"

 

La UE insta a Irán a aplicar sus compromisos, incluido sobre el reactor de Arak, "de buena fe"

Actualizado 17/12/2013 22:26:49 CET

BRUSELAS, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Unión Europea ha instado a Irán a aplicar "de buena fe" los compromisos que asumió en el marco del acuerdo preliminar sobre su programa nuclear que selló con el 5+1 la semana pasada en Ginebra, incluido sobre el reactor de agua pesada de Arak, que Occidente teme que sea una segunda vía para desarrollar un arma atómica a partir del plutonio.

"El 5+1 e Irán han acordado en su plan de acción conjunto que Irán no continuará las actividades críticas hacia la entrada en funcionamiento del reactor de Arak como parte de las medidas mutuas del primer paso a corto plazo", ha recordado Michael Mann, portavoz de la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, que encabezó las negociaciones en nombre de Estados Unidos, China, Rusia, Francia, Reino Unido y Alemania.

"Confiamos en que Irán aplicará estas medidas de buena fe, tal y como fijadas en el plan de acción conjunto", ha recalcado el portavoz.

El ministro de Exteriores iraní, Mohamed Javad Zarif, ha confirmado que el Gobierno no interrumpirá la construcción del reactor de investigación de Arak a pesar del acuerdo alcanzado, que exige que Irán no realice "nuevos avances en sus actividades".

Zarif ha aclarado este miércoles ante el Parlamento que esto no significa que vayan a interrumpir por completo la construcción del reactor de agua pesada. "La capacidad de Arak no va a aumentar. No se producirá nuevo combustible atómico y no se construirán nuevas instalaciones", ha explicado el jefe de la diplomacia iraní, según la cadena estatal Press TV.

Teherán prevé inaugurar el próximo año la central de Arak, cuyo fin será el de producir isótopos médicos para investigación. La comunidad internacional ha alertado de que también podría producir plutonio, uno de los dos materiales --junto al uranio-- susceptible de ser utilizado para fabricar armamento atómico.

Algunos expertos han advertido de que, en términos estrictos, el acuerdo de Irán con las potencias no le impide construir componentes fuera de la central para luego instalarlo en el reactor.

La portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Jen Psaki, aseguró ayer que las declaraciones de Zarif no implican que Irán tenga intención de violar el acuerdo, pero dejó claro que Irán se ha comprometido a que el reactor no sea comisionado, ni a transportar combustible o agua pesada al reactor, ni a probar más combustible en el rector o producir más para el mismo.

También se ha comprometido a no instalar sistemas de control y otros componentes ni hacer actividades de reprocesamiento ni para construir una instalación capaz de procesar el combustible.

El régimen iraní ha invitado a los inspectores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) a visitar el reactor de agua pesada de Arak el próximo 8 de diciembre, un nuevo paso por parte del Gobierno de Damasco para clarificar los objetivos de su controvertido programa nuclear, ha informado el director del organismo internacional, Yukiya Amano.

Irán se comprometió en el marco del acuerdo preliminar a no enriquecer uranio por encima del 5% durante seis meses y a diluir parte de sus reservas de uranio enriquecido al 20% para rebajarlo hasta el 5% o menos y a no hacer más avances en sus actividades en las plantas de enriquecimiento de Natanz, Fordow o en el reactor de Arak entre otros.

A cambio, Irán obtendría unos 4.200 millones de dólares de ingresos petroleros y se autorizaría mantener el nivel actual de compras de crudo iraní por terceros y se levantaría la prohibición a compañías de EEUU y la UE de dar servicios de transporte o seguros para el crudo iraní.

También se suspenderían las sanciones de la UE y Estados Unidos a las exportaciones de productos petroquímicos iraníes y servicios asociados y las estadounidenses contra la industria del automóvil iraní y no se impondrían más sanciones en los próximos seis meses ni del Consejo de Seguridad de la ONU, Estados Unidos y la UE relacionadas con el programa nuclear iraní si Teherán cumple sus compromisos.

El 5+1 también acordó crear un canal financiero para facilitar el comercio humanitario y la UE acordó elevar los niveles de transferencias autorizadas para el comercio no sancionado.

El portavoz de Ashton ha dejado claro que están "preparados para comenzar el trabajo sobre los acuerdos de aplicación del primer paso sin dilación".

Las partes todavía tienen que cerrar detalles para comenzar a aplicar los compromisos mutuos pactados, incluido la fecha de inicio de aplicación de las mismas, según han explicado fuentes europeas.

Aunque la UE ha avanzado que aspira a promover los cambios legislativos necesarios para relajar las sanciones en diciembre o enero, su levantamiento está condicionado en todo caso a la verificación del cumplimiento de "la mayor parte" de los compromisos por Irán por parte de la Agencia Internacional Atómica, según fuentes europeas.

Las medidas pactadas en el marco del acuerdo preliminar tendrán una duración de seis meses, prorrogables si ambas partes lo aceptan, para dar tiempo a negociar un acuerdo final sobre el programa nuclear iraní, que ambas partes avanzaron que aspiran a cerrar y comenzar a aplicar en un plazo no superior al año.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies