La UE intenta mantener viva la CAN y advierte de que no negociará acuerdos país por país

Actualizado 12/05/2006 0:50:20 CET

VIENA, 11 May. (EUROPA PRESS/Carolina Jiménez) -

Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE desplegaron hoy sus esfuerzos para mantener vivos los procesos de integración regional en América Latina, y especialmente la maltrecha Comunidad Andina de Naciones (CAN), exponiendo a sus colegas de la región los beneficios de la integración y, además, advirtiendo de que sólo negociarán un acuerdo de libre comercio si es con todo el grupo, y no país por país, al menos "no en esta fase", en palabras de la comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner.

"Aún tenemos que ver qué nos van a ofrecer, el momento de apertura de las negociaciones dependerá de que lleguen a un acuerdo entre ellos", dijo la comisaria al término de la reunión de los ministros de Exteriores de los países de la UE con sus homólogos de Latinoamérica y el Caribe. Según fuentes diplomáticas consultadas por Europa Press, la declaración final de la cumbre postergará tres meses la decisión de si abrir o no negociaciones para un Acuerdo de Asociación con la CAN. "Lo único que puede hacer la UE es mantener nuestra oferta y enseñar nuestra propia experiencia", añadió.

En estos momentos están reunidos los jefes de la Diplomacia de los países de la CAN, Colombia, Bolivia, Perú y Ecuador, con el fin de buscar una solución. Hoy mismo por la mañana, el presidente boliviano, Evo Morales, acusó a Colombia, Perú y Ecuador de "destrozar" la CAN con sus Tratados de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos y les emplazaba a renunciar a ellos cómo única forma de salvar el grupo andino, que fue abandonado por Venezuela el mes pasado.

En cambio, los jefes de Estado y Gobierno de la UE sí anunciarán mañana el lanzamiento de negociaciones comerciales con los países centroamericanos (Costa Rica, Honduras, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Panamá y Belice). En el caso de Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay y Venezuela), la Cumbre se limitará a "reafirmar la prioridad que las dos regiones dan a la firma de un acuerdo ambicioso". Sin embargo, Ferrero-Waldner admitió que lo más posible es que el acuerdo se alcance en paralelo a un acuerdo en la ronda de la Organización Mundial del Comercio (OMC) para liberalizar el comercio mundial.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores mexicano, Ernesto Derbez, subrayó la importancia de la experiencia de integración europea en el actual clima político latinoamericano, porque la UE es "una región que a pesar de los tropiezos", y citó expresamente lo escollos para aprobar la Constitución europea, "es un ejemplo de cómo se pueden integrar naciones que van pasando por diferentes etapas políticas". Destacó además que la integración europea no es un proyecto de cinco o 10 años, sino que lleva ya 50.

Derbez compareció en rueda de prensa junto a Ferrero-Waldner y la ministra austriaca de Asuntos Exteriores, Ursula Plassnik, en calidad de anfitrión de la Cumbre anterior --Guadalajara, 2004-- y, aunque eludió mencionar a ninguno de sus colegas --aunque se le preguntó varias veces por el presidente venezolano Hugo Chávez-- confió en que las actuales divergencias sean de "corto plazo" y no hagan perder la perspectiva de largo plazo". "En la UE hay diferencias sobre la Constitución política, pero la visión general se mantiene y eso es lo que tenemos que aprender", agregó.

Los tres comparecientes se mostraron satisfechos del clima "excelente" en la reunión y señalaron como avances en la "asociación estratégica" entre las dos regiones la creación de un comité parlamentario y la incorporación al diálogo de otros asuntos como la cooperación en la lucha contra el tráfico de drogas.

SIN ACUERDO PARA AUMENTAR LOS FONDOS

Sin embargo, Plassnik admitió que no ha habido acuerdo para crear una línea específica de créditos en el seno del Banco Europeo de Inversiones (BEI) que duplique, de 2.000 a 4.000 millones de euros, los fondos disponibles para Iberoamérica. Mañana participará en la Cumbre el presidente del BEI, Philippe Maystadt y hablará de la "disponibilidad".

Los ministros hablaron también de la importancia del multilateralismo y el Derecho Internacional y la reforma de la ONU, especialmente los objetivos y las líneas de actuación de los nuevos Consejo de Derechos Humanos y Comisión de Consolidación de la Paz.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies