La UE llama a consultas a su embajador en Rusia tras el ataque a Salisbury

388125.1.644.368.20180323022552
Vídeo de la noticia
Publicado 23/03/2018 2:25:52CET

Varios países, incluidos Francia, Lituania y Polonia, estudian expulsar a diplomáticos rusos

BRUSELAS, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Unión Europea llamará a consultas a su embajador en Rusia, Markus Ederer, tras el ataque con un agente químico contra el exespía ruso Sergei Skripal y su hija en la localidad de Salisbury, según han informado fuentes europeas.

Así lo han acordado los jefes de Estado y de Gobierno de la UE después de que la primera ministra británica Theresa May les haya informado "en detalle" de las últimas informaciones sobre la investigación del incidente.

Varios países de la UE, incluidos Francia, Lituania y Polonia, contemplan expulsar a diplomáticos rusos en respuesta al ataque de Salisbury, según han informado a Europa Press varias fuentes diplomáticas, en línea con las medidas que ha aprobado Reino Unido, cuyo Gobierno ha expulsado a 23 diplomáticos rusos y ha congelado los contactos de alto nivel con Moscú.

Medidas más drásticas como sanciones económicas "nunca han estado sobre la mesa" no obstante, han explicado fuentes europeas.

"Estamos determinados en reaccionar juntos, con el lenguaje que hemos utilizado aquí, pero también posiblemente con medidas adicionales", ha asegurado la canciller alemana, Angela Merkel, a la salida de la reunión, según la agencia Reuters. "Rusia está ligada a este ataque. No hay otra explicación verosímil", ha remachado.

La primera ministra británica ha celebrado "que el Consejo de la UE haya estado de acuerdo con la evaluación del Gobierno británico de que es extremadamente probable que Rusia fue responsable por el intento de asesinato que tuvo lugar en las calles de Salisbury y que no hay ninguna otra explicación alternativa verosímil".

"La amenaza que plantea Rusia no respeta fronteras y es una amenaza a nuestros valores y es correcto, que aquí en el Consejo Europeo estemos unidos para defender esos valores", ha remachado May.

Los líderes de la UE han mantenido una discusión "larga" de cerca de tres horas y "no tan fácil" durante la cena sobre el ataque químico en Salisbury, especialmente por los recelos de algunos países, especialmente Grecia, de culpar directamente a Moscú del ataque.

Los jefes de Estado y de Gobierno han endurecido ligeramente el tono de la declaración acordada en respuesta al ataque de Salisbury al dejar claro que están de acuerdo con "la evaluación del Gobierno de Reino Unido de que es extremadamente probable que la Federación Rusa es responsable y de que no hay otra explicación alternativa verosímil" en un texto de conclusiones sellado.

"Los Estados miembros se coordinarán en las consecuencias a extraer a la luz de las respuestas ofrecidas por las autoridades rusas", han asegurado los líderes en el texto pactado, en el que dejan claro que el bloque seguirá "atentamente" esta cuestión y sus implicaciones.

May ha informado a sus colegas durante la cena de la investigación en marcha y de la "identificación positiva de un químico utilizado como parte del grupo de agentes nerviosos Novichock" por parte de científicos en el laboratorio de Porton Down, según ha explicado un portavoz del Gobierno británico.

También les ha asegurado que Reino Unido tiene "conocimiento" de que "Rusia ha producido previamente este agente" y les ha recordado "el historial de Rusia de llevar a cabo asesinatos patrocinados por el estado".

La 'premier' ha mantenido un encuentro previo antes de la cena con la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, en el que los tres dirigentes han reafirmado esta misma conclusión de que "no hay otra explicación plausible" a la de la responsabilidad del Estado ruso en el ataque en Salisbury.

"Reino Unido, Alemania y Francia han reafirmado que no hay otra explicación verosímil que el Estado ruso fue el responsable" en un encuentro trilateral de los tres líderes en los márgenes de la cumbre europea, ha informado un portavoz del Gobierno británico.

Los tres líderes se han mostrado de acuerdo en "la importancia de enviar un mensaje europeo fuerte en respuesta a las acciones de Rusia" y han acordado "mantenerse en contacto estrecho en los próximos días", según un portavoz del Gobierno británico.