UE.- La 'niña de cristal' presenta en la Eurocámara 800.000 firmas reclamando ayudas para niños enfermos crónicos

Actualizado 02/02/2006 14:38:21 CET

BRUSELAS, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

La 'niña de cristal', Vanessa Jiménez, que padece el síndrome de MacCune Albrigth, una enfermedad degenerativa incurable, presentó hoy en la comisión de Peticiones del Parlamento Europeo (PE) 800.000 firmas de apoyo a un proyecto de ley que reclama incrementar las ayudas a niños con enfermedades crónicas.

Acompañada de su madre, Margarita García, la 'niña de cristal' fue recibida por los eurodiputados del PP Jaime Mayor Oreja y Carlos Iturgáiz en la sede de la Eurocámara en Bruselas. Al término de su encuentro García declaró a la prensa que pide "dignidad y no caridad".

En concreto, reclama subir las pensiones que actualmente cobran los menores de 18 años, que están fijadas en 48 euros mensuales, colegios de integración con más personal y no "guettos", más viviendas para minusválidos y reconocer los "derechos" del niño enfermo.

"Somos europeos y creo que tengo el derecho de presentar esta iniciativa para estos niños en el Parlamento Europeo", manifestó la madre de la niña enferma. Por su parte, Vanessa García se mostró "contenta" por el hecho de haber presentado el proyecto en Bruselas justo el día del cumpleaños de su madre. "Por fin se ha presentado el proyecto y muchos niños se pueden beneficiar", dijo.

La madre de Vanessa, que ya ha acudido al Congreso de los Diputados recabando apoyos para su petición, se reunirá próximamente con la diputada y secretaria ejecutiva de política social del PP, Ana Pastor.

La 'niña de cristal' preside una Fundación que reclama ayudas de la Seguridad Social en cuanto a aparatos, medicinas y alimentación farmacéutica para menores enfermos crónicos; la creación de un grupo de fisioterapeutas que asistan a los niños en sus domicilios; la puesta en marcha de un centro de referencia para estudiar enfermedades raras y viviendas dignas adaptadas a cada minusvalía.

Asimismo, la Fundación pide transporte escolar; asistencia médica tanto si la enfermedad tiene hoy por hoy solución como si no; y que se respeten los derechos de los niños enfermos y se hagan campañas para concienciar de su situación a toda la sociedad.