La UE pide a Malabo investigar la muerte de un opositor y admite preocupación por deterioro de los DDHH

Publicado 02/02/2018 15:15:21CET

BRUSELAS, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Unión Europea ha instado este viernes a las autoridades ecuatoguineanas a esclarecer las causas de la muerte del opositor Santiago Ebee Ela en comisaría y que investigue el incidente de forma adecuada y sin dilación.

"La muerte de Ebee Ela, un miembro del partido de la oposición Ciudadanos por la Innovación, bajo custodia policial, confirma el deterioro grave de la situación de los Derechos Humanos en el país", ha avisado el Servicio Europeo de Acción Exterior que dirige Federica Mogherini en un comunicado.

El servicio diplomático europeo ha instado a las autoridades ecuatoguineanas competentes a "investigar adecuadamente, sin dilación" su caso y "esclarecer las causas de su muerte", aunque el presidente ecuatoguineano, Teodoro Obiang Nguema, ha negado que su muerte se debiera a torturas durante su detención en comisaria, tal y como ha denunciado la oposición.

La Unión Europea ha avisado de que "las restricciones de las libertades y detenciones, en particular de oponentes políticos que continúan en Guinea Ecuatorial tras las elecciones de noviembre de 2017, representan un motivo de grave preocupación" y ha denunciado que hasta la fecha "más de 130 personas" supuestamente permanecen detenidas "arbitrariamente" en la excolonia española.

Como miembro del Consejo de Seguridad de la ONU, el servicio diplomático europeo ha dejado claro que espera que Guinea Ecuatorial "tome todos los pasos necesarios para cumplir sus obligaciones internacionales respecto a los Derechos Humanos y libertades fundamentales".

La UE también ha "tomado nota" de que "las investigaciones en marcha contra personas sospechosas" tras "el intento de desestabilización preocupante en diciembre" se están llevando a cabo "en pleno respeto del Derecho Internacional, incluido el derecho a la defensa y un juicio justo", según han indicado las autoridades ecuatoguineanas.

El presidente de Guinea Ecuatorial solicitó a mediados de enero ayuda al Gobierno francés en las investigaciones sobre el presunto intento de golpe de Estado desarticulado en el país, después de que el Ejecutivo ecuatoguineano apuntara a que se organizó en el país europeo.

A principios de enero, el Ejecutivo ecuatoguineano dijo haber detenido a "un grupo de mercenarios contratados por la oposición", afirmando que la operación fue llevada a cabo el 24 de diciembre y que el objetivo de los sospechosos era "atacar al jefe de Estado". Las autoridades identificaron al chadiano Mahamat Kodo Bani como jefe del comando.