La UE plantea a Erdogan cumbre para discutir cómo avanzar en las relaciones el 26 de marzo en Bulgaria

Contador
Publicado 06/02/2018 18:35:57CET

BRUSELAS, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los presidentes del Consejo Europeo, Donald Tusk, y de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, han propuesto al presidente turco, Reep Tayyip Erdogan, celebrar una cumbre el próximo 26 de marzo en la localidad búgara de Varna para abordar el futuro de las relaciones entre ambos bloques.

"Sería una buena oportunidad para evaluar de forma conjunta asuntos de interés mutuo y los recientes desarrollos en su país, incluido en el área del Estado de Derechos y las libertades fundamentales", han subrayado en una misiva conjunta al mandatario turco, fechada el 5 de febrero y que ha sido difundida en las redes sociales por el equipo de comunicación de Tusk.

Ambos dejan claro que el Estado de Derecho y las libertades fundamentales "siguen siendo fundamentales" para "las perspectivas" de las relaciones entre la UE y Turquía.

La cita a nivel de líderes, que se ha ofrecido a acoger el 26 de marzo en Varna el primer ministro búlgaro, Boiko Borisov, también permitiría "compartir" su visión sobre cómo "avanzar" las relaciones "en base al respeto mutuo e intereses comunes".

El Gobierno búlgaro ya ha dejado claro su interés en tratar de "normalizar" las relaciones con Turquía y Rusia durante su presidencia semestral de la UE.

Las relaciones entre la UE y Turquía se han deteriorado fuertemente por el retroceso democrático y de las libertades fundamentales en Turquía tras el intento de golpe de Estado de julio de 2016 y la posterior polémica reforma constitucional, aprobada en referéndum, que da plenos poderes a Erdogan.

La UE ha evitado sin embargo romper las negociaciones de adhesión con Turquía --algo que sólo reclamó abiertamente Austria--, por la necesidad de mantener la cooperación para atajar la inmigración ilegal a Europa y la lucha contra el terrorismo, aunque de facto están congeladas. Aunque sí ha dejado claro que reorientará su ayuda a la preadhesión de forma acorde.

Juncker ya dejó claro el pasado 12 de enero que "Turquía se está alejando de estas aspiraciones europeas" y que no habrá progreso posible en las relaciones con "periodistas encarcelados".