La UE pone fin a su misión en Kosovo en medio de las críticas por sus resultados

Publicado 14/06/2018 18:27:30CET

PRISTINA, 14 Jun. (Reuters/EP) -

La Unión Europea ha puesto fin este jueves a su misión civil para reforzar la seguridad y la justicia en Kosovo, que según los críticos no ha conseguido los resultados deseados, puesto que el crimen organizado y la corrupción siguen muy presentes en el territorio.

En 2008, la UE puso en marcha la que entonces era su mayor misión fuera de las fronteras comunitarias para reforzar las instituciones de seguridad y justicia, EULEX, poco después de que Kosovo declarar su independiente de Serbia.

Los objetivos prioritarios de EULEX eran combatir el crimen organizado y la corrupción y perseguir los crímenes cometidos durante la breve guerra (1998 y 1999).

Para Arton Demhasaj, del observatorio local Wake Up, el balance de EULEX es cuestionable. "Ha hecho acusaciones gigantescas y detenciones como en una película de Hollywood con el único objetivo de mostrar a la gente que 'esto es lo que hacemos' y después de dos o tres años estas acusaciones han decaído o los acusados han sido absueltos", ha señalado.

Según datos de EULEX, la misión de la UE ha conseguido 479 condenas por crímenes de guerra, crimen organizado y corrupción. Sin embargo, no han logrado sentenciar a altos cargos kosovares acusados de estos mismos cargos.

"El mayor problema ha sido conseguir pruebas y testigos y no tener un Código Penal apropiado", ha dicho la jefa de EULEX, la diplomática griega Alexandra Papadopoulou. No obstante, ha subrayado que el objetivo real era "ayudar a construir el Estado de Derecho". Lo demás, ha argumentado, "era secundario".

Una vez expirado el mandato de EULEX, la organización regional mantendrá unos 500 trabajadores, tanto locales como comunitarios, para supervisar las instituciones kosovares, y unos 90 policías polacos.

Un tribunal financiado por la UE que estará en La Haya y funcionará con jueces internacionales bajo la ley kosovar asumirá las competencias para investigar y juzgar los crímenes de guerra.