La Vicepresidenta de ATTAC en Francia señala que España debería reconsiderar el "sí" a la Constitución europea

Actualizado 22/06/2006 19:07:22 CET

SALAMANCA, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

La presidenta del Consejo de Planificación del Instituto Transnacional en Amsterdam y vicepresidenta de ATTAC en Francia, Susan George, aseguró hoy en el marco del 'V Encuentro de Salamanca' que se celebra en la capital charra organizado por la Fundación Sistema y Caja Duero, que España "debería reconsiderar el sí a la Constitución europea", un texto del que según la americana no se realizó un análisis crítico.

En este sentido, George afirmó que los españoles se guiaron por inercia al escuchar al ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar al decir que no hacía falta leerla y "pensaron que si era buena para Europa también lo era para España".

"Se trata de un texto que va en contra de la cohesión europea", señaló George, que aseguró que tanto franceses como holandeses dijeron no a la Europa "neoliberal" orientada al mercado en la que "no hay lugar para la Europa social".

"Hay que leer la Constitución para entenderla y abrir el debate", aseguró George, quien explicó que a lo largo del texto aparece reflejada en 78 ocasiones la palabra mercado, razón por la que en ciertos países se dio a esta "libre competencia exagerada".

Por otro lado, a lo largo de la jornada se debatió en torno a la Europa de los ciudadanos, conciencia, identidad y opinión pública mesa en la que participó el que fuera ministro de Asuntos Exteriores de España, Fernando Morán, que aseguró que se planteó una "definición clara" de Europa, "reclamada por la necesidad de los europeos de hablar con una sola voz, hacerse sentir en el mundo y profundizar valores que sean compatibles con la ampliación".

En este sentido, Morán destacó la necesidad de planteamiento de la existencia de pueblo europeo, patriotismo europeo y el ejercicio de unos derechos transversales a los nacionales que son lo que constituyen la Unión Europea.

Finalmente, el ex ministro se refirió a la emigración, problemática cuya solución pasa por la cooperación con los países de origen, que implica una política de "cooperación cara, difícil de aplicar pero necesaria", ya que "se trata de un hecho que hay que afrontar intentando que sea una emigración legalizada, controlable y en que todos los sujetos, incluidos los gobiernos de los países de origen, cooperen".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies