Uganda, destino de miles de niños sursudaneses que huyen de la violencia

Refugiados sursudaneses en Uganda
SYLVIA NABANOBA/SAVE THE CHILDREN
Actualizado 21/08/2016 9:13:09 CET

MADRID, 21 Ago. (Por Save the Children) -

Ante el resurgimiento del conflicto en Sudán del Sur, diariamente 2.000 refugiados huyen de la violencia y se desplazan a Uganda. Hasta ahora, el país recibía entre 200 y 300 personas cada día. Ahora, la cifra de llegadas ha aumentado por diez.

La mayoría de refugiados registrados en Uganda vienen de Ecuatoria y, en menor proporción, de Yuba. Pero no solo huyen de la guerra, sino también del hambre.

Así nos lo cuenta Nembu, de 17 años. Desde que sus padres murieron en 2013 durante la primera guerra en Sudán del Sur, ella y sus dos hermanas pequeñas, de 9 y 6 años, han sobrevivido por su cuenta.

Ahora en Uganda, Nembu quiere volver al colegio. No lo tiene fácil, Sudán del Sur es considerado como uno de los peores países donde ser niño, pues solo la mitad de los menores en edad escolar no pueden ir al colegio.

SYLVIA NABANOBA/SAVE THE CHILDREN

Asimismo, es posible vislumbrar la vulnerabilidad de los refugiados procedentes de Sudán del Sur atendiendo a otras cifras. Según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), más del 90 por ciento de las personas que cruzan la frontera hacia Uganda son mujeres y niños. Entre ellos, podemos ver madres con bebés recién nacidos.

El desplazamiento de estas personas entraña riesgos que atañen en gran medida a los menores que viajan solos, ya que están expuestos a la captación de grupos armados para actuar como niños soldado o con otros fines como la trata.

Justine Abenaitwe, trabajadora de Save the Children en la frontera entre ambos países, señala dicha situación y su gravedad: "Somos plenamente conscientes del aumento de niños y niñas no acompañados que han realizado el viaje solos y que son susceptibles de sufrir negligencias y abusos".

SYLVIA NABANOBA/SAVE THE CHILDREN

CASOS DE DESNUTRICIÓN

Asimismo, Save the Children denuncia que, en los cinco primeros meses de 2016, el número de casos de desnutrición severa detectados en sus centros se ha cuadruplicado en comparación con el mismo período del año pasado. Una cifra que ha aumentado de unos 400 a alrededor de 1.600.

De igual modo, se espera que la cifra de refugiados aumente en los próximos días. De hecho, las autoridades nos han mostrado su preocupación ante la gran afluencia de personas en el campo de refugiados de Pagirinya, en el distrito de Adjumani.

Es uno de los 16 campamentos con los que cuenta dicho distrito. Allí, existe un único Espacio Seguro habilitado por Save the Children para que los niños y niñas que residen en él puedan jugar y recibir educación. Allí los niños representan el 65 por ciento de los habitantes del campo de refugiados.

SYLVIA NABANOBA/SAVE THE CHILDREN

A medida que se acerca la estación de lluvias, las condiciones a las que se enfrentan estas personas son cada vez más duras, ya que se ven obligadas a dormir al raso. Si la comunidad internacional no da pronto una respuesta a su situación los refugiados procedentes de Sudán del Sur continuarán llegando al país huyendo de la muerte y del hambre.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies