Una enviada especial de la ONU muestra su preocupación por una ley que criminalizaría la transmisión de sida

Actualizado 04/12/2009 19:07:06 CET

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

La enviada especial de la ONU sobre sida en África, Elizabeth Mataka, ha añadido su preocupación a las críticas de un proyecto de ley ugandés que criminalizaría la transmisión deliberada del virus VIH, según informó este viernes la agencia de noticias de la ONU sobre sida, PlusNews.

El proyecto de ley sobre la Prevención y el Control de Sida (del año 2008) pretende dar un marco legal a la respuesta nacional sobre el sida, así como proteger los derechos de los sujetos afectados por esta enfermedad. Sin embargo, las disposiciones dentro del proyecto de ley --como criminalizar la transmisión del sida y castigarla con la pena de muerte-- han sido profundamente criticadas por los activistas pro Derechos Humanos que reivindican que sólo servirá para aumentar el estigma y la discriminación contra los seropositivos.

"Enfatizo la importancia de crear un ambiente social propicio para la prevención del sida y frenar las leyes que criminalizan la transmisión del sida y estigmatizan ciertos grupos en la población", declaró Mataka. "Estas leyes sólo pueden avivar la epidemia aún más, así como dañar la respuesta efectiva al sida", añadió.

Sus comentarios siguen a un comunicado de un grupo de ex presidentes africanos --Impulsores para una Generación libre de sida, firmada por su presidente, el ex presidente de Botsuana Festus Mogae-- que pide al presidente ugandés, Yoweri Museveni, que detenga el proyecto de ley contra la homosexualidad y no permita que alcance el rango de ley.

La homosexualidad es ilegal en Uganda, pero el nuevo proyecto de ley creará el crimen de "homosexualidad agravada", donde la pena de muerte puede imponerse cuando el infractor sea seropositivo o haya mantenido relaciones sexuales con una persona menor de 18 años. Así, los acusados según esta cláusula se verían obligados a hacerse la prueba del sida.

"Le escribo para expresarle nuestra opinión en relación a dos proyectos de ley que están siendo estudiados en su país y que podrían tener un impacto negativo en los esfuerzos de prevención y servicios dirigidos a las poblaciones más vulnerables", señala la carta. Al ser el presidente la última persona que tenga que aprobar los proyectos de ley, pide que "tome medidas para detener estas disposiciones dañinas y preservar los derechos de todos los ugandeses".

Las organizaciones de la sociedad civil han aplaudido el apoyo internacional. "La carta de otro presidente muestra que esta cuestión no preocupa sólo a la sociedad civil en Uganda sino que también preocupa a la comunidad internacional", aseguró una activista defensora de los derechos de los seropositivos que trabaja en una ONG local, Lidia Mungherera. "Quizá esta carta nos ayude a influir sobre la decisión que tome el presidente Museveni", añadió.

Museveni no ha comentado la carta de Mogae ni las recomendaciones de Mataka, pero varios responsables gubernamentales, incluido elministro de Sanidad, Stephen Mallinga, y el consejero presidencial sobre sida, Jesse Kagimba, han mostrado su apoyo hacia el proyecto de ley.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies