La UNESCO afirma que se necesitan más puestos de trabajo para lidiar con la crisis de Lago Chad

Niños desplazados nigerianos en la región de Lago Chad
AFOLABI SOTUNDE/REUTERS
Publicado 28/02/2018 20:57:16CET

LONDRES, 28 Feb. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

La creación de puestos de trabajo en la conflictiva región de Lago Chad es crucial para controlar la bajada del nivel del agua del lago y solucionar la crisis humanitaria que sufre la zona, según han afirmado dirigentes de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura(UNESCO).

En una propuesta presentada esta semana durante una coferencia internacional en Nigeria sobre el futuro del Lago Chad, la UNESCO ha argumentado que sería más eficaz ayudar a la población a encontrar trabajos relacionados con el cuidado del lago.

El nivel del lago Chad ha disminuído un 90 por ciento desde los años 60 a consecuencia de la dura sequía y el aumento de población en la región, han confirmado los expertos. Esta situación ha afectado a la gente que vive allí, desencadenando una mayor pobreza y vulnerabilidad a la hora de caer en grupos islamistas como Boko Haram.

"Es una de las regiones más pobres de toda África", ha dicho a Reuters el responsable de Sistemas Hidrológicos de UNESCO, Abou Amani. "Necesitamos traer más trabajo para transformar la zona", ha añadido.

El llamado proyecto BIOPALT se centrará en erradicar la pobreza de la población de la región del Lago Chad, que atraviesa Chad, Camerún, Niger y Nigeria.

El plan de impulso del trabajo en la zona incluye la recolección de alga espirulina del lago y la protección de la especie vacuna kuri, actualmente en peligro de extinción.

"Estamos buscando tipos de actividades a desarrollar con las que la población obtenga mayores ingresos económicos", ha declarado Amani.

Los objetivos se centrarán en el mantenimiento del agua del lago y la conservación de la cultura de la región durante los próximos tres años, han explicado desde la UNESCO.

El cambio climático, el empeoramiento de la sequía y el crecimiento del conjunto de la población -- más de 40 millones de personas dependen de los recursos del Lago Chad -- han contribuído al declive de la región, que ha derivado en una creciente pobreza.

El proyecto ha sido desarrollado en conjunto con las comunidades del Lago Chad para tener la certeza de que se adapta a sus necesidades y de que los esfuerzos de conservación favorecerán a la población de la misma manera que al lago.

"La resiliencia es fundamental", ha dicho Amani. "De otra manera, el impacto climático tendría un efecto mayor sobre la población", ha advertido.