UNICEF cifra en más de 1,4 millones el número de niños obligados a huir por los ataques de Boko Haram

Niños nigerianos en un campo de refugiados de Camerún
ANDREW ESIEBO
Publicado 18/09/2015 5:19:35CET

MADRID, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha cifrado este viernes en más de 1,4 millones el número de niños obligados a huir de Nigeria y otros países de la región a causa de los ataques de la secta islamista Boko Haram.

En su informe, el organismo ha subrayado que "el aumento de los ataques del grupo armado --que ha jurado fidelidad a la formación yihadista Estado Islámico-- ha desarraigado a 500.000 niños en los últimos cinco meses".

"Cada uno de estos niños huyendo para salvar su vida es una infancia truncada", ha apuntado Manuel Fontaine, director regional de UNICEF para África Occidental y Central. "Es verdaderamente alarmante ver que los niños y las mujeres siguen siendo asesinados, secuestrados y utilizados para transportar bombas"", ha agregado.

El organismo ha detallado que, sólo en el norte de Nigeria, alrededor de 1,2 millones de niños, más de la mitad de ellos menores de cinco años de edad, se han visto obligados a huir de sus hogares. Otros 265.000 niños se han visto desplazados en Camerún, Chad y Níger.

UNICEF ha destacado que, junto a gobiernos y aliados de estos cuatro países, ha logrado vacunar contra el sarampión a más de 315.000 niños y ha facilitado el acceso a agua potable a más de 200.000 personas.

Asimismo, casi 65.000 niños han tenido acceso a educación, cerca de 72.000 han recibido asesoramiento y apoyo psicosocial, mientras que otros 65.000 niños menores de cinco años han recibido tratamiento para la desnutrición aguda grave.

Pese a ello, UNICEF ha recalcado que "se necesitan más fondos", afirmando que únicamente ha recibido el 32 por ciento de los 44,4 millones de euros necesarios para dar respuesta humanitaria en la región del Lago Chad.

"Debido a la escasez de fondos, más de 124.000 niños afectados por el conflicto todavía no han sido vacunados contra el sarampión, más de 83.000 siguen sin tener acceso a agua potable y más de 208.000 no van al colegio", ha alertado.

"Con cada vez más refugiados y sin los recursos suficientes, nuestra capacidad para proporcionar asistencia en el terreno se está viendo seriamente comprometida", ha dicho Fontaine. "Si no se recibe más apoyo, cientos de miles de niños se quedarán sin acceso a servicios sanitarios básicos, agua potable y educación", ha remachado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies