UNICEF pide invertir en los tres millones de niños a los que la guerra en Irak ha dejado sin educación

Niños iraquíes en Mosul
REUTERS / ANDRES MARTINEZ CASARES
Publicado 19/01/2018 15:54:58CET

MADRID, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

El director regional del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Geert Cappelaere, ha pedido a los donantes que se reunirán entre el 12 y el 14 de febrero en Kuwait para discutir la aportación de fondos a Irak que inviertan en la educación de los más de tres millones de niños que no han podido formarse en estos años de guerra contra el Estado Islámico.

Cappelaere ha indicado que el conflicto armado ha sido especialmente devastador para los niños. Más de cuatro millones de ellos se han visto afectados por la "extrema violencia". Solo durante el año pasado, murieron 270 menores a causa de los combates. "Les han robado su infancia (...) y tendrán que lidiar con las cicatrices físicas y psicológicas de por vida", ha lamentado.

En Mosul, la capital iraquí del 'califato', escenario de "una destrucción inenarrable", Cappelaere ha visitado uno de los colegios reconstruidos por UNICEF y ha podido hablar con Noor, de 12 años, en su nueva clase. "Me ha contado cómo su familia se quedó en la ciudad incluso durante el auge de los combates. Me habló del miedo que tenía. Ha perdido tres años de colegio y ahora está trabajando duro para recuperarlos. Está aprendiendo inglés", ha relatado.

El caso de Noor no es único, ha recalcado. "El conflicto y la pobreza han interrumpido la educación de tres millones de niños en todo Irak. Algunos nunca han estado en un aula", ha denunciado y ha considerado que, justo ahora cuando Irak se prepara para la reconstrucción, "no hay mejor momento para priorizar el interés de los niños".

Cappelaere se ha mostrado optimista porque, a pesar de que "la acción del hombre ha probado una y otra vez en Mosul y en otras partes de Irak su masivo poder de destrucción, pero un poder mucho mayor ha dejado una impresión más profunda: la determinación a reconstruir y seguir con la vida".

"También me reuní con Samir, un profesor jubilado y desplazado que sobrevivió a los fuertes combates. Lleno de esperanza y vida, habló de la capacidad de los niños para reponerse y superar la devastación de la guerra a través del colegio y el juego. Samir es un testimonio de que no debería haber una generación perdida en Irak", ha señalado.

Cappelaere ha considerado que la conferencia de donantes "es otra oportunidad única para que el Gobierno de Irak y la comunidad internacional fortalezcan su compromiso con los niños en Irak" con "medidas concretas". "Invertir en ellos ahora es invertir en Irak", ha afirmado.