La Unión Europea mantiene sus compromisos con la ampliación pero será más estricta con los candidatos

Actualizado 16/12/2006 1:01:03 CET

BRUSELAS, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

La cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno que pone fin a la presidencia de turno finlandesa de la Unión Europea concluyó ayer en Bruselas con un "consenso renovado" sobre la política de ampliación que mantiene los compromisos para seguir acogiendo nuevos socios pero endurece las condiciones para la adhesión.

El Consejo Europeo hace suyas las tesis de la Comisión Europea para establecer una "condicionalidad rigurosa" en todas las fases de la negociación, señala que las cuestiones difíciles, como las reformas administrativa y judicial y la lucha contra la corrupción, se abordarán en primer lugar, y que en las negociaciones de adhesión se integrarán los resultados del diálogo político y económico.

Pese a esta filosofía, el primer ministro británico, Tony Blair, consideró que la cumbre "ha dado un paso muy firme a favor de la ampliación" a pesar de las dificultades del proceso, y destacó la importancia de continuar las negociaciones con Turquía para mejorar las relaciones entre Occidente y el mundo musulmán, una postura respaldada también por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

La canciller federal alemana, Angela Merkel, dijo no ver ningún indicio de que entre los dirigentes europeos haya un "cansancio del proceso de la ampliación", y según indicó al término de la cumbre de fin de semestre celebrada en Bruselas entre ayer y hoy, "la comunidad sigue abierta a nuevos países".

El presidente francés, Jacques Chirac, defendió la necesidad de tener en cuenta la opinión de los ciudadanos y las consecuencias económicas y financieras de cualquier futura ampliación del club comunitario, especialmente en las políticas comunes de la UE y más concretamente en la política agraria. "Francia no quiere que la PAC sea la víctima de las ampliaciones", sentenció.

Asimismo subrayó la "legitimidad" de la medida adoptada por el Gobierno francés de someter a referéndum la entrada de cualquier nuevo socio después de Croacia. "Yo soy globalmente favorable a las ampliaciones por una sencilla razón, porque la UE es, ante todo, el respeto de la paz y de la democracia, pero siempre y cuando naturalmente se respeten las reglas de juego fijadas por la UE", insistió Chirac.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, destacó que los Veinticinco "ya no están divididos en dos campos, el de los que subrayan la importancia geoestratégica de la ampliación por un lado, y los que subrayan la necesidad de proteger la UE", por otro.

IMPACTO EN POLÍTICAS CLAVE

"El ritmo de la ampliación debe tener en cuenta la capacidad de la Unión de absorber a nuevos miembros", señala el texto de conclusiones. Los líderes piden asimismo a la Comisión Europea realizar "evaluaciones de impacto en las políticas clave" cuando analice la solicitud de adhesión de un país y durante las negociaciones.

Sobre Turquía, los líderes se limitan a ratificar la decisión adoptada por los ministros de Exteriores para congelar 8 de los 35 capítulos de las negociaciones para obligar al país candidato a cumplir sus compromisos y abrir sus puertos y aeropuertos a Chipre.

Los Veinticinco confirman que el futuro de los Balcanes occidentales está en la UE y mantiene su invitación a Serbia a formar parte de la Unión Europea pero exige al país colaborar sin restricciones con el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia.

SIN FECHA

El Consejo insiste en que el ritmo del proceso dependerá de los resultados de las reformas en el país con el que se negocia y que cada país será evaluado por sí mismo. Además, la Unión no dará a partir de ahora ninguna fecha como plazo para la adhesión hasta que las negociaciones estén terminándose.

Deja claro que la estrategia de la ampliación tiene que estar basada en la consolidación y la condicionalidad y la comunicación combinada con la capacidad de la UE para admitir a nuevos miembros, sienta las bases de un consenso renovado sobre la ampliación y mantiene sus compromisos con los países candidatos.

Se dice que las ampliaciones han sido una sucesión de éxitos para la UE, que han contribuido a la superación de la división europea y a la paz y la estabilidad en todo el continente así como que ha incrementado la influencia de la Unión en el mundo haciéndola un "interlocutor internacional más fuerte".

Pero para mantener la capacidad de integración del actual club, los Veinticinco creen que los países adherentes deben de estar dispuestos a "asumir íntegramente" las obligaciones de la pertenencia a la UE. La UE, mientras, tiene que poder funcionar "eficazmente y desarrollarse". Estos dos aspectos son considerados "esenciales" para ganarse el apoyo del público, algo que debería fomentarse con una mayor transparencia y una mejor comunicación.

CONSTITUCIÓN EUROPEA

Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veinticinco escucharon también durante la cumbre el informe confidencial preparado por la presidencia finlandesa sobre las consultas que ha realizado con los Estados miembros a propósito del futuro del Tratado Constitucional.

El presidente francés se apresuró a criticar la decisión de España y Luxemburgo de convocar a principios de 2007 dos reuniones sobre la Constitución para salvar lo más posible del texto, la primera en Madrid el 26 de enero con los países que la han ratificado, y la segunda en Luxemburgo el 27 de febrero con el resto.

"Sobre la primera proposición no tengo ningún inconveniente pero la segunda es una competencia exclusiva de la presidencia alemana y por lo tanto a ella corresponde decidir las modalidades de organización de su trabajo", respondió Chirac en rueda de prensa. "Créame esto no merece tal publicidad y los primeros sorprendidos han sido los propios firmantes", agregó el presidente galo.

Por su parte, José Luis Rodríguez Zapatero, reiteró su apoyo a la Constitución Europea "con ampliación o sin ampliación". "Hemos sido partidarios del Tratado Constitucional y somos partidarios de que pueda llegar a ver la luz y hacer una Europa más eficaz y más gobernable en la toma de decisiones, en los compromisos que preocupan a los ciudadanos".

El primer ministro finlandés y presidente de turno de la UE, Matti Vanhanen, no quiso desvelar demasiado del resultado de las consultas. Explicó solamente que "los Estados miembros están de acuerdo en que se necesita una reforma de los Tratados y en que no podemos tirar a la papelera y empezar de nuevo desde el principio". Asimismo, dijo que una mayoría de países, especialmente los 18 que ya han ratificado la Constitución Europea, "querría conservar, si no el Tratado como tal, al menos toda la sustancia que sea posible".

En cuanto a Durao Barroso, se mostró convencido de que habrá un "progreso real" durante la próxima presidencia alemana para encontrar una salida a los problemas institucionales, aunque los Veinticinco reiteraron el calendario pactado en junio que marca finales de 2008 como el plazo máximo para encontrar una respuesta.

Ahora el problema queda en manos de la presidencia alemana que comenzará el próximo 1 de enero, y la canciller Merkel, pidió a los demás líderes de la UE que "no se ejerza demasiada presión durante su presidencia de turno". "Siento que seré muy apoyada por varios países durante mi turno de Presidencia del Consejo Europeo. Hay un buen clima y creo que eso contribuirá a que solucionemos distintas cuestiones", subrayó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies