El Gobierno reconoce su oposición a la adhesión de Venezuela a Mercosur, pero niega presiones

Actualizado 03/07/2012 9:41:27 CET

MONTEVIDEO, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores de Uruguay, Luis Almagro, ha admitido este lunes que, a pesar de que el país era contrario a la adhesión de Venezuela al Mercado Común del Sur (MERCOSUR), finalmente aceptó que el país se incorporara a la organización regional, aunque ha negado presiones de Brasil y Argentina.

En una entrevista concedida al programa 'En Perspectiva', Almagro ha reconocido que en la cumbre de jefes de Estado que el pasado viernes se celebró en la ciudad argentina de Mendoza, "Uruguay era especialmente contrario al ingreso de Venezuela a Mercosur".

A pesar de ello, ha explicado que el país cedió en una reunión a puerta cerrada entre los presidentes uruguayo, José Mujica; brasileña, Dilma Rousseff; y argentina, Cristina Fernández de Kirchner.

"La iniciativa fue más bien brasileña. De hecho, el posicionamiento de Brasil fue decisivo en esta historia", ha dicho Almagro, aunque ha admitido que no sabe cuál fue el planteamiento de Brasilia.

Almagro ha considerado que "el Gobierno dio muestras claras de haber defendido la otra posición de forma implacable". "Así que no creo que fuera una imposición de Argentina y Brasil", ha dicho, en declaraciones recogidas por el diario uruguayo 'El País'.

El canciller ha defendido que Mujica "hizo lo correcto, porque Venezuela es el cuarto socio comercial de Uruguay" y porque la adhesión de nuevos países contribuye a consolidar la proyección internacional de Mercosur.