El Gobierno español detiene la puesta en marcha de la planta papelera de Botnia en Uruguay

Actualizado 02/11/2007 5:11:50 CET

MONTEVIDEO, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno español consignó hoy retrasar la puesta en marcha de la papelera de la empresa finlandesa Botnia en Uruguay, a pesar de que los representantes de la empresa anunciaron que esta medida está prevista dentro de su Plan de Contingencia.

En una conferencia de prensa, el ministro de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente uruguayo, Mariano Arana, tenía previsto anunciar la firma de la habilitación para el comienzo de operaciones de Botnia. Pero tras hacer esperar a los periodistas más de 2 horas declaró que la habilitación se retrasaría hasta la llegada del Presidente, Tabaré Vázquez, y la celebración de la Cumbre Iberoamericana en Chile la semana que viene.

Los representantes de la empresa se manifestaron sorprendidos pero tranquilos. El director de la empresa, Ronald Beare, comentó que esta medida estaba dentro de su Plan de Contingencia y que comprendían las razones del Poder Ejecutivo para postergar la habilitación.

Este retraso se produjo gracias a la petición del Gobierno español, mediador en el conflicto entre Uruguay y Argentina por la instalación de la papelera. "La presidencia de España pidió postergar (el permiso), lo que estamos en condiciones de autorizar", indicó Arana, el cual agregó que "Vázquez entendió que en atención a los buenos oficios de España era conveniente atender a esta petición".

El ministro explicó que la autorización otorgada a Botnia "en este preciso momento no necesariamente determinaba que la fábrica comenzara inmediatamente a funcionar". Además informó de que las condiciones solicitadas a la empresa fueron cumplidas "a satisfacción" y llamó a las autoridades a "entender" las razones que llevaron a esa postergación.

Este permiso era la última habilitación ambiental que la empresa necesitaba para comenzar con su producción de pasta de celulosa. La directora Nacional de Medio Ambiente, Alicia Torres, manifestó que técnicamente estaba todo aprobado, lo que faltaba era la firma final al documento.

Según informó ayer el dirigente Jorge Fritzler al diario uruguayo 'EL PAÍS', aún no hay nada definido sobre las posibles protestas en argentina por la planta papelera pero no se descarta una manifestación espontánea. Los ecologistas habían señalado anteriormente que el día en que se diera la habilitación, declararían la guerra a la empresa finlandesa.