Amnistía pide que no se olvide a las víctimas en el primer aniversario de la matanza de Andiján

 

Amnistía pide que no se olvide a las víctimas en el primer aniversario de la matanza de Andiján

Actualizado 11/05/2006 18:46:10 CET

LONDRES, 11 May. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI) pidió hoy que no se olvide a los cientos de personas que murieron el año pasado en la localidad uzbeka de Andiján por los disparos de las fuerzas de seguridad contra una manifestación de oposición al Gobierno, según indica la organización en un comunicado emitido en vísperas del primer aniversario de la matanza.

"La matanza cometida el año pasado en Andiján sigue sirviendo de pretexto a las autoridades de Uzbekistán para reprimir la libertad de expresión en nombre de la seguridad nacional y de la 'lucha contra el terrorismo'", afirmó Amnistía.

Según la organización, la comunidad internacional "no debe cerrar los ojos ante los homicidios y los actos de tortura que se cometen en Uzbekistán", prosigue el comunicado en vísperas del aniversario de la muerte de cientos de personas, muchas de ellas civiles.

"Las autoridades de Uzbekistán han ignorado de forma flagrante los llamamientos de la comunidad internacional para que emprenda una investigación internacional imparcial, independiente y profunda" sobre los hechos, afirmó la investigadora sobre Uzbekistán de AI, Maisy Weicherding.

"Se han negado a adoptar medidas efectivas para investigar sobre la violencia empleada por las fuerzas de seguridad y entregar ante la justicia a los presuntos autores de actos de violencia", prosiguió Weicherding.

"Un año después, sigue siendo igual de necesaria y urgente una investigación sobre los trágicos sucesos que se produjeron en Andiján, si se quiere establecer la verdad sobre estos polémicos incidentes y garantizar que se pagarán las reparaciones, especialmente en forma de indemnización, a todas las víctimas de violaciones de Derechos Humanos perpetradas durante aquellos días", prosiguió.

Según Amnistía, el 13 de mayo de 2005 las fuerzas de seguridad de Uzbekistán abrieron fuego de forma indiscriminada contra los manifestantes reunidos en Andiján, en el oeste de Uzbekistán, para protestar contra la política de represión del Gobierno y el incremento de la pobreza en el país.

Cientos de personas sospechosas de participar en la manifestación fueron detenidas, y muchas de ellas --prosigue AI-- pudieron haber sufrido malos tratos y torturas. Otras cientos de personas huyeron a la vecina Kirguistán para solicitar asilo. Asimismo, decenas de personas fueron juzgadas y condenadas tras procesos que no respondían a las normas internacionales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies