Varios coches de Policía quemados en Paraguay en las protestas tras la reforma aprobada en el Senado

Protestas en Paraguay
JORGE ADORNO / REUTERS
Publicado 01/04/2017 5:04:23CET

MADRID, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

Varios vehículos de la Policía Nacional de Paraguay han resultado dañados tras haber sido incendiados en la capital de Paraguay, Asunción, donde varios manifestantes congregados en las inmediaciones del Congreso Nacional de Paraguay han prendido fuego al edificio cuando todavía estaban dentro algunos diputados, provocando un incendio en la primera planta de la institución.

Los Bomberos Voluntarios de Paraguay han desplazado varias dotaciones al lugar para sofocar las llamas que afectan al primer piso de la cámara. Entretanto, la Policía ha tratado de reprimir a los manifestantes, llegando a utilizar balas de goma.

Ante esta situación, el presidente de la Cámara de Diputados, Hugo Velázquez, ha anunciado la anulación de la sesión extraordinaria convocada para el sábado por la mañana.

"Mi intención es comunicar sobre la desconvocatoria de la sesión anunciada para mañana", ha señalado Velázquez, según ha recogido el diario 'ABC'. "Me sorprendió lo que estoy viendo, no me lo esperaba", ha señalado, antes de hacer un llamamiento a la "concordia".

Tras las protestas en las inmediaciones del Congreso, los manifestantes han comenzado a dispersarse por la ciudad y grupos de individuos están provocando incendios en algunos vehículos de la Policía. Hasta el momento, al menos dos patrulleras de la Policía han sufrido daños frente a la misma Comandancia policial. Según el diario 'Hoy', algunos han apedreado a varios periodistas.

Las manifestaciones arrancaron para protestar por lo que han definido como un "golpe parlamentario". Un total de 25 senadores pertenecientes al gobernante Partido Colorado, al Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) y al Frente Guasú se han reunido a puerta cerrada en el despacho de esta última formación política para votar la enmienda constitucional.

Han seguido el mismo procedimiento que improvisaron el pasado martes, cuando el segundo vicepresidente del Senado, Julio César Velázquez, se autoproclamó jefe de la cámara alta para aprobar una reforma del reglamento interno de la sede legislativa que allana el camino para modificar la Carta Magna.

Los otros 19 senadores han asistido perplejos a lo que consideran unas votaciones abiertamente ilegítimas porque se han celebrado sin la convocatoria oficial del presidente de la cámara alta y sin debate público, como establece la ley.

De hecho, el presidente del Senado, Roberto Acevedo, había rechazado horas antes la petición de este grupo de 25 legisladores para que este mismo viernes se celebrara una sesión extraordinaria sobre la enmienda constitucional, posponiendo la cita hasta el 25 de agosto.

El senador 'colorado' Juan Darío Monges y su colega del Frente Guasú Carlos Filizzola han explicado en una rueda de prensa posterior que el trámite es legal porque, según su versión, ni Acevedo ni el primer vicepresidente se han pronunciado, lo que legitimaría a Velázquez.

"Acá todo se hizo en el marco constitucional. La sesión que hicimos hoy con 25 senadores se realizó como está establecido en el reglamento interno y en la Constitución Nacional", ha dicho Filizzola.

A pesar de estas irregularidades, que han sido recurridas por los restantes senadores ante la Corte Suprema de Justicia, el Gobierno de Horacio Cartes, ha dado por buena la votación. "Aprobado por unanimidad el proyecto de enmienda en el Senado", ha escrito el portavoz presidencial, Bachi Nuñez, en su cuenta oficial de Twitter.

Estos 25 senadores han revelado que ya han enviado el texto a la Cámara de Diputados para que lo someta a votación. En el caso de que el Congreso dé su visto bueno, la reforma constitucional deberá ser sometida a un referéndum.

REELECCIÓN PRESIDENCIAL

El objetivo es eliminar el artículo 229 de la Norma Fundamental, que establece un mandato "improrrogable" de cinco años para presidente y vicepresidente. "No podrán ser reelectos en ningún caso", reza el precepto.

Cartes, que llegó al cargo el 15 de agosto de 2013 tras la crisis política desatada por la destitución de Fernando Lugo por abandono del cargo, sería el principal beneficiado por esta enmienda de la Carta Magna, ya que podría concurrir a las elecciones del próximo año.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies