El gobernador de Texas cifra en 26 los muertos en el tiroteo en una iglesia en Sutherland Springs

372841.1.644.368.20171105203126
Vídeo de la noticia
Actualizado 06/11/2017 14:20:35 CET

NUEVA YORK, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

El autor de la matanza en una iglesia de Texas se suicidó, según el sheriff

Fotos y vídeos del tiroteo en Sutherland Springs, Texas

Putin expresa a Trump sus "profundas condolencias" por el tiroteo en Texas

Trump dice que el tiroteo de Texas no se debe a la violencia armada, sino a los "problemas mentales" del autor

El gobernador de Texas, Greg Abbott, ha cifrado este domingo el 26 el número de muertos en el tiroteo registrado en una iglesia de la localidad de Sutherland Springs, describiendo lo sucedido como el peor incidente de este tipo en la historia del estado.

El atacante irrumpió en la Primera Iglesia Baptista de Sutherland Springs, en Texas, según la Policía. El portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Freeman Martin, ha indicado que las víctimas mortales tienen entre cinco y 72 años, según ha recogido la cadena de televisión CNN.

Fuentes oficiales citadas por el diario 'The New York Times' han identificado al atacante como Davin P. Kelly, de 26 años, quien ha sido hallado muerto en el interior de su vehículo. Por el momento se desconoce si fue tiroteado o si se suicidó.

Martin ha agregado que el atacante entró en la iglesia y abrió fuego contra los presentes y que uno de ellos disparó contra él cuando se dio la vuelta para abandonar el edificio. Tras ello, el atacante tiró su arma y salió corriendo, llegando a su vehículo, con el que se estrelló poco después.

Una persona que trabaja en una gasolinera cercana ha explicado que escuchó las primeras ráfagas de disparos sobre las 11.15 horas y después vio a clientes de la gasolinera y fieles de la iglesia correr para refugiarse.

"Duró unos 15 segundos. Grité ¡Abajo! ¡Entrad dentro! y nos escondimos todos", ha relatado la mujer, de 49 años, en declaraciones a ABC News. Una vez dentro del edificio de la gasolinera, cerraron la puerta y unos minutos después llegaron los servicios de emergencia. "Había agentes atendiendo a los heridos y haciéndoles preguntas", ha explicado.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha publicado un mensaje en su cuenta en Twitter. "Que Dios esté con la gente de Sutherland Springs, Texas. El FBI y las fuerzas del orden están en el lugar. Sigo la situación desde Japón", ha indicado.