El Cardenal Bertone manifiesta su deseo de comenzar las relaciones políticas con China

Actualizado 22/01/2007 22:07:15 CET

ROMA, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El cardenal Tarcisio Bertone manifestó su deseo de iniciar relaciones con las autoridades chinas "respetuosas y constructivas", mientras que definió el encuentro en el Vaticano como "muy cordial y fraterno", donde se abordaron los problemas y los diferentes puntos de vista entre el Vaticano y China. Del coloquio se estableció una comisión permanente para las relaciones con China similar a la que se mantiene con Vietnam.

El cardenal Bertone destacó la "exigencia de un camino de testimonio libre y pacífico" para la Iglesia en China y dijo "espero de verdad que se establezca con las autoridades gubernamentales una relación respetuosa y constructiva, superando las incomprensiones del pasado y que podamos trabajar unidos por el bien del pueblo chino".

"El aire que se respiraba era muy cordial y fraterno, todos han podido manifestar sus preocupaciones", afirmó el cardenal Tarcisio Bertone a AsiaNews, cuyo director es miembro del Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras en Roma. Según el cardenal Bertone, el Papa "se ha mostrado conocedor del dossier de China" y explicó cómo al final del encuentro se entretuvo largo tiempo con los participantes.

La Sala de Prensa vaticana emitió un comunicado al final de los trabajos en el que rinde homenaje a los obispos, sacerdotes y fieles que en China permanecen "casi en su totalidad" en comunión con el Papa. El Secretario de Estado de la Santa Sede subrayó del comunicado el valor del "luminoso testimonio" de la Iglesia de catacumba y de la "comunión con el Sumo Pontífice", también por parte de la Iglesia oficial reconocida por el Gobierno chino.

En la reunión del 19 y 20 de enero pasados, presidida por Bertone, Secretario de Estado de la Santa Sede, entre altos representantes de la Iglesia católica en China y responsables de dicasterios vaticanos, se examinaron "los problemas eclesiales más graves y urgentes que esperan soluciones adecuadas" para la Iglesia en China.

El Vaticano después de este primer encuentro mantiene la línea que adoptó Pablo VI en 1970 cuando desde Manila lanzó una invitación al Gobierno de Pekín a respetar la libertad religiosa. Desde entonces se habían respetado las decisiones de la Santa Sede respecto a la ordenación de obispos hasta que el año pasado en abril, mayo y después en noviembre se celebraron ordenaciones sin el consentimiento del Vaticano.

Del encuentro en el Vaticano se desprenden dos frutos, uno la carta que Benedicto ha prometido escribir a los católicos chinos, y otro la creación de una comisión permanente para las relaciones con China. La Carta que Benedicto XVI dirigirá a los católicos en China, según el cardenal Paul Shan, obipo emérito de Taiwán "será muy importante" y "tratará los puntos álgidos de la cuestión china".

Por su parte, la creación de la comisión refleja el interés del Vaticano por este país y el conocimiento de una situación de fracaso en su política religiosa, al hacer referencia, de forma pública y específica, a la mayoría de obispos de la China oficial que están en comunión con el Papa, según destacó Bertone.

En otros países similares como Vietnam, que desde la unificación del país en 1975 se suspendieron las relaciones entre la Santa Sede y las autoridades vietnamitas, gracias a que se iniciaron encuentros periódicos bilaterales con el fin de favorecer el diálogo Iglesia-Estado se consiguió en diciembre de 2005 la construcción de un centro educativo de la Santa Sede. En este sentido, el próximo jueves 25 de enero se celebrará en el Vaticano el encuentro del Papa con el primer ministro vietnamita, Nguyen Tan Dung.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies