El Papa aprueba un documento en el que se pone en duda la existencia del limbo

Actualizado 20/04/2007 22:54:37 CET

ROMA, 20 Abr. (De la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) -

La Iglesia Católica podría admitir que los niños que mueren sin ser bautizados van al Cielo y no al limbo, que es el lugar al que se pensaba que iban, en virtud de una hipótesis teológica que se remonta a la época medieval.

Se trata del novedoso contenido de un documento de estudio elaborado por la Comisión Teológica Internacional del Vaticano publicado en la revista 'Origins' y al que el Papa Benedicto XVI dio su visto bueno el pasado 19 de enero de 2007, según confirmaron a Europa Press fuentes oficiales del Vaticano.

La nueva teoría señala que la idea de que pueda existir un limbo esconde "una visión excesivamente restrictiva de la salvación", al señalar que los niños no bautizados no pueden ir al Cielo por tener todavía el pecado original y a pesar de no haber cometido nunca ningún pecado personal.

Aunque estos niños no irían al Infierno, tampoco gozarían de la total comunión con Dios que se vive en el Cielo, algo que no parece compatible con la idea de la misericordia infinita de Dios, que "quiere que todos los hombres se salven", según expresa el nuevo documento.

Si bien la Iglesia es consciente de que "la salvación sólo se puede obtener en Cristo" y sigue urgiendo a los padres a bautizar a sus hijos, también es "madre y maestra" y entiende que la idea de que los niños inocentes no puedan ir al Cielo no refleja el amor de Cristo "por los más pequeños" y, particularmente, "por los más débiles".

Con todo, la conclusión de este estudio es que "existen razones teológicas y litúrgicas para creer que los niños que mueren sin haber sido bautizados pueden salvarse y entrar en la felicidad eterna, a pesar de que la Revelación no incluya ninguna enseñanza explícita al respecto".

EL LIMBO ES SÓLO UNA HIPÓTESIS.

Asimismo, el documento presentado por la Comisión Teológica Internacional recuerda que la teoría del limbo "nunca se ha incluido dentro de las definiciones dogmáticas del Magisterio". No hay que olvidar que, en realidad, "el limbo era sólo una hipótesis" y no una "verdad de fe", por lo que, con este documento, "no se deroga nada", sino que "se responde a una hipótesis con otra hipótesis que parece más coherente con la fe", según explicaron las mismas fuentes vaticanas antes citadas.

Además, el documento puntualiza que el Catecismo de la Iglesia Católica que se publicó en 1992 no hace ninguna mención al limbo y, de hecho, enseña que "la Iglesia pone en manos de la gracia de Dios a todos aquellos niños que mueren sin ser bautizados", ya que "el principio de que Dios desea la salvación de todo el mundo alimenta la esperanza de que existe un camino de salvación" para estas criaturas.

Finalmente, la Comisión Teológica Internacional explica que "en el contexto contemporáneo de relativismo cultural y pluralismo religioso, el número de no bautizados ha crecido considerablemente", motivo por el que "la reflexión sobre la posibilidad de salvación de estos niños" se ha convertido en un asunto "urgente".

La Comisión Teológica Internacional es el organismo de la Iglesia católica que ayuda a la Congregación para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede a examinar las cuestiones doctrinales de mayor importancia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies