Vaticano/Turquía- El Vaticano afirma que el asesinato de un sacerdote en Turquía es una vuelta al tiempo de los mártires

Actualizado 06/02/2006 13:44:10 CET

El cardenal Saraiva rechaza vincular el asesinato a las protestas por la publicación de las caricaturas de Mahoma

ROMA, 6 Feb. (de la corresponsal de EUROPA PRESS C. Giles) -

El prefecto de la Congregación para la Causa de todos los Santos del Vaticano, el cardenal portugués José Saraiva Martins, afirmó hoy que se ha vuelto a los tiempos de los mártires tras el asesinato ayer en Turquía del sacerdote italiano Andrea Santoro pero añadió que hay que tener cuidado a la ahora de acusar al Islam, en una entrevista concedida al diario 'La Repubblica'.

"Con el sacrificio de Andrea Santoro, la Iglesia ha vuelto a teñirse de rojo, el color de la sangre de sus mártires. Sucedió siempre y volverá a suceder pero no por eso la Iglesia se detendrá", añadió el cardenal.

No obstante, el responsable de las Causas de los Santos comentó que este asesinato, según las primeras hipótesis a manos de un joven que gritó "Alá es grande" antes de disparar, no se puede vincular con las protestas surgidas en el mundo islámico tras la publicación en algunos diarios europeos de caricaturas del profeta Mahoma.

"Antes de hablar y dar una opinión se tiene que conocer toda la verdad. Es necesario explicar en qué contexto se produjo la tragedia", dijo el cardenal Saraiva, añadiendo que "sería un grave error implicar a todo un credo religioso" por el gesto de un solo individuo.

Según el purpurado portugués, "la Iglesia no se siente amenazada y es un error hablar de guerra de religiones porque cada fe está contra la guerra y contra el uso distorsionado de la imagen de Dios".

Según el nuncio apostólico en Turquía, Antonio Lucibello, "el Papa Benedicto XVI fue informado inmediatamente". Asimismo, está previsto que el nuncio en Italia, Paolo Romeo, mantenga hoy una audiencia con el Pontífice, en la que se abordará entre otros argumentos el tema del asesinato de Andrea Santoro.

El sacerdote de 60 años, recibió un disparo de un joven, de unos 17 años, alrededor de las 15:30 horas (hora local) mientras se encontraba rezando en el interior de la iglesia de Santa María en la ciudad turca de Trabzon. Santoro, era un misionero de la congregación de Charles de Foucauld y pertenecía a la diócesis de Roma y había llegado a Turquía hace dos años y medio como misionero 'fidei donum'.

El diario 'La Repubblica' publicó hoy una carta del sacerdote enviada en febrero de 2005 a las páginas de internet del portal de la diócesis de Roma en la que insistía sobre la necesidad de "un intercambio de regalos espirituales entre estos dos mundos: Oriente Próximo, gran Tierra Santa donde Dios decidió comunicarse especialmente con el hombre, tiene sus riquezas y su capacidad, gracias a la luz que Dios les dio, de iluminar nuestro mundo occidental".

"Pero Oriente Próximo tiene sus oscuridades y sus problemas, a menudo trágicos y sus vacíos. Por lo que necesita a su vez que el Evangelio que partió de allí vuelva a ser sembrado (...). Es una recíproca reevangelización y enriquecimiento que los dos mundo pueden realizar", explicaba el sacerdote asesinado. Los funerales del sacerdote se realizarán en la catedral de Roma, la Basílica de San Juan de Letrán por decisión de vicariato de Roma.

LA POLICIA SIGUE INVESTIGANDO

Entretanto, en Turquía, las fuerzas de seguridad continúan buscando al sospechoso de asesinar al sacerdote italiano. La Policía distribuyó hoy un retrato robot realizado por ordenador en base a las imágenes tomadas por una cámara de seguridad de una joyería cercana a la iglesia donde se produjo el asesinato durante su huida. Además, la imagen del joven, sin barba y con un berrete, ha sido retransmitida por la televisión nacional.

El ministro de Exteriores turco, Abdulá Gul, consideró hoy que el asesinato de ayer "no está vinculado" con las protestas por las caricaturas de Mahoma. "Creemos que se trata enteramente de un acto individual, pero desconocemos las razones que llevaron a ello", agregó.

Según el vicario apostólico para Anatolia, monseñor Luigi Padovese, que se desplazó a Trabzon anoche, el trabajo de Santoro con las prostitutas de la zona podría haber sido el motivo del asesinato. "No entendemos por qué ocurrió", declaró Padovese a Associated Press, subrayando que no se descarta ninguna hipótesis.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies