Venezuela abre un corredor humanitario en la frontera con Colombia

Deportados colombianos en frontera Venezuela Colombia
COLPRENSA
Publicado 04/09/2015 15:46:17CET

BOGOTÁ, 4 Sep. (Reuters/EP) -

Venezuela ha abierto este viernes un corredor en la frontera con Colombia y permitido el paso de decenas de niños y jóvenes, un gesto de Caracas que podría facilitar un encuentro de los presidentes Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro, para buscar una solución a la crisis migratoria entre los dos países.

Fue la primera vez en 15 días que colombianos residentes en Venezuela pudieron regresar a su país por los pasos fronterizos cerrados.

"Se abrió un corredor y los niños colombianos que viven en Venezuela y estudian en Colombia están regresando a clases, algunos con sus familias", ha indicado a periodistas el alcalde de la ciudad de la fronteriza ciudad de Cúcuta, Donamaris Ramírez.

A través del corredor, venezolanos que estudian en Colombia también pasaron la frontera.

Santos había condicionado un encuentro con Maduro a la apertura de un corredor humanitario, a que autorizara el ingreso a Venezuela de camiones para que los deportados recuperen sus pertenencias y al respeto de los protocolos de migración.

Maduro ordenó el cierre de una parte de la frontera común hace dos semanas, después de un enfrentamiento de contrabandistas con militares que dejó dos uniformados heridos.

El mandatario socialista justificó su decisión y el estado de excepción en la zona fronteriza por la necesidad de combatir el contrabando y los grupos paramilitares en la extensa frontera de 2.219 kilómetros.

MÁS DE 1.000 DEPORTADOS Y 10.000 RETORNADOS

Desde que comenzó el cierre de la frontera, más de 1.100 colombianos han sido deportados y unos 10.000 han regresado voluntariamente por temor a represalias de las autoridades venezolanas, lo que desató una crisis diplomática y humanitaria que hizo que los dos países llamaran a consultas a sus embajadores.

El Gobierno de Santos sostiene que los colombianos deportados y expulsados sufrieron atropellos y violaciones de sus derechos humanos, denuncias que Venezuela niega.