Venezuela acusa a países miembro de la OEA de intentar fomentar la crisis en el país

 

Venezuela acusa a países miembro de la OEA de intentar fomentar la crisis en el país

Delcy Rodríguez
CARLOS GARCIA RAWLINS
Publicado 21/06/2017 3:12:50CET

MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, ha acusado este martes a algunos países miembro de la Organización de Estados Americanos (EOA) de intentar fomentar la crisis en el país.

"Ese escenario (de violencia) no va a estar contemplado para Venezuela, así que les exijo respeto a los sumisos, a los que se entienden sumisos al poder imperial y al país hegemón de esta región, le exijo respeto para Venezuela", ha dicho.

En unas declaraciones durante la 47ª Asamblea General de la OEA, que se celebra en la localidad mexicana de Cancún, Rodríguez ha reiterado las acusaciones de Caracas contra Washington por su papel en la crisis política en el país.

Durante las mismas, la ministra ha citado cifras de pobreza y desigualdad de los países que se han mostrado críticos con Venezuela para desmentir que el país atraviese una crisis humanitaria, según ha informado la agencia estatal venezolana de noticias, AVN.

Una docena de países americanos liderados por Estados Unidos han propuesto este mismo martes crear un nuevo mecanismo para facilitar el diálogo entre el Gobierno y la oposición en Venezuela con el fin de restablecer el hilo democrático en el país, lo cual, han subrayado, requiere elecciones y frenar la Asamblea Constituyente convocada por Nicolás Maduro.

Estados Unidos, Canadá, Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Guatemala, Honduras, México, Paraguay y Perú han emitido un comunicado conjunto para expresar su "decepción" ante "la falta de un consenso regional" en la XXIX reunión de ministros de Exteriores de la OEA que se ha celebrado sobre Venezuela.

Estos gobiernos, que se han declarado "afines" en este asunto, han sostenido que, dada "la interrupción del proceso democrático en Venezuela, debe persistirse en una salida concertada, por parte de todos los actores venezolanos, en beneficio del pueblo de ese hermano país".

Los firmantes han abogado, en concreto, por "la creación de un grupo y/u otro mecanismo de facilitación que pueda acompañar un nuevo proceso de diálogo efectivo entre los venezolanos", al tiempo que han reiterado "su plena disposición a ayudar en sus objetivos y trabajos".

No obstante, ha subrayado que, para que este nuevo diálogo sea posible, deben darse una serie de premisas que incluyen "el cese de toda violencia y el respeto irrestricto a los Derechos Humanos, el completo restablecimiento del orden constitucional", lo que implica restituir a la Asamblea Nacional y garantizar la separación de poderes.

También han reclamado "el cese de la Asamblea Constituyente en los términos en los que ha sido concebida", ya que, a diferencia del anterior proceso, esta vez no se ha celebrado un referéndum para que los venezolanos se pronuncien sobre la necesidad de una nueva Carta Magna y sus representantes procederán solo de ciertos sectores sociales.

Asimismo, han exigido el establecimiento de un calendario electoral para comicios locales, regionales y presidenciales "con el acompañamiento de observadores internacionales independientes", "la liberación de los detenidos por razones políticas" y "la apertura de un canal humanitario".

LA CRISIS EN VENEZUELA

La tensión política en Venezuela alcanzó un nuevo pico el pasado marzo, cuando el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) despojó de sus poderes a la Asamblea Nacional --controlada por la oposición desde 2016-- y dejó sin inmunidad parlamentaria a los diputados.

El Gobierno de Maduro ordenó dar marcha atrás en ambas decisiones, algo que el TSJ cumplió, pero la oposición y la Organización de Estados Americanos (OEA) consideran que se ha producido una "ruptura del orden constitucional" que requiere elecciones anticipadas.

Desde entonces, la Mesa de Unidad Democrática (MUD) no ha dejado de convocar manifestaciones multitudinarias que han acabado en duros enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. Gobierno y oposición se han acusado mutuamente de armar a civiles para desatar la violencia.

Maduro ha convocado una Asamblea Constituyente por considerar que es la única forma de devolver la paz a Venezuela. La MUD, por su parte, ha denunciado que de esta manera el 'chavismo' pretende consumar el "autogolpe" que comenzó con las polémicas sentencias del TSJ.

La Asamblea Constituyente estará formada por 500 "ciudadanos" que serán elegidos en las próximas semanas "a través del voto universal, directo y secreto", de los cuales la mitad, 250, saldrán de sectores de marcado corte oficialista, según ha detallado Maduro.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies