La CIDH presenta un informe sobre la libertad de expresión tras la cancelación de Radio Caracas TV

Actualizado 05/01/2007 2:24:44 CET

CARACAS, 5 Ene. (EP/AP) -

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentó un informe al Gobierno de Venezuela después de investigar las acusaciones de una televisora venezolana, alineada con la oposición, que ante ese organismo denunció abusos contra los medios de comunicación.

La cadena venezolana 'Radio Caracas Televisión' (RCTV) presentó un caso ante la comisión acusando al Gobierno venezolano de "sistemáticas agresiones personales y morales, ataques, amenazas y atentados graves perpetrados contra los periodistas, trabajadores y directivos" de esa estación, de acuerdo a un comunicado divulgado por la televisora.

María Isabel Rivero, portavoz de la Comisión, que tiene su sede en Washington, informó que se envió un informe enviado al Gobierno venezolano y a RCTV sobre la base de las investigaciones vinculadas a estas peticiones.

La portavoz declinó aclarar las conclusiones de la investigación, basándose en que la CIDH tiene como política no divulgar sus informes hasta que la causa concluye o los gobiernos dejan de obedecer sus recomendaciones.

RCTV afirmó que la comisión encontró que las violaciones a la Libertad de Expresión y a la integridad de los trabajadores de RCTV son "atribuibles al propio Estado y a sus funcionarios, ya sea por acción, por consentimiento o por omisión de protección".

Alfredo Sánchez, portavoz de RCTV, indicó que el informe fue entregado en diciembre y que el Gobierno venezolano dispondría de dos meses más para acatar sus recomendaciones.

Si la comisión ha encontrado evidencias de abusos y es incapaz de resolver el caso, puede llevar el tema a la Corte Interamericana de Derechos Humanos en Costa Rica.

Por su parte, el presidente venezolano Hugo Chávez descartó que vaya a renovar la concesión a Radio Caracas Televisión, la cual vence el 28 de mayo, acusando a los propietarios de RCTV de actividades subversivas en contra de su gobierno y citó al "golpismo" como el factor determinante en la decisión de su administración de no renovar la licencia de transmisión.

Chávez ha mantenido durante sus casi ocho años de mandato unas relaciones tirantes con algunas de las principales televisoras y diarios del país que son abiertos opositores al Gobierno.