Los Vengadores del Delta del Níger amenazan con más ataques si el Gobierno continúa con su campaña militar

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Los Vengadores del Delta del Níger amenazan con más ataques si el Gobierno continúa con su campaña militar

Polilcía en la región del delta del Níger
REUTERS / GEORGE ESIRI
Publicado 31/10/2016 22:07:33CET

LAGOS, 31 Oct. (Reuters/EP) -

Los Vengadores del Delta del río Níger (NDA, por sus siglas en inglés), uno de los principales grupos rebeldes de la región, ha amenazado hoy con perpetrar nuevos ataques contra infraestructuras petroleras si el presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, continúa reforzando la presencia militar en la zona, un anuncio que ha eclipsado las conversaciones de paz.

Mudoch Agbinibo, portavoz del NDA, ha declarado que Buhari "debe bajar de su caballo de hierro de superioridad étnica y religiosa". De acuerdo con Agbinibo, su grupo "está decidido a acabar con la producción de petróleo" a no ser que Buhari ponga fin a la campaña militar que está llevando a cabo en el sur del país.

Buhari aumentó el número de efectivos militares en el Delta del Níger a final de mayo, con el objetivo de proteger las instalaciones productoras de petróleo y evitar nuevos enfrentamientos y ataques en la región. La introducción de patrullas militares en pequeños pueblos remotos ha encendido aún más a los diferentes grupos rebeldes, en especial al NDA, que ha prometido no dejar de luchar contra el Gobierno.

Este mismo martes, el presidente nigeriano se va a reunir con representantes de grupos tradicionales y de varios grupos disidentes en la capital del país, Abuya, por primera vez desde que el Gobierno comenzó a impulsar las conversaciones de paz con el objetivo de acabar con los ataques contra la industria petrolera.

Los continuos ataques contra instalaciones petroleras en el delta del río Níger han provocado una pronunciada caída de la producción de crudo en el país, lo que está causando a su vez graves problemas económicos a nivel nacional, ya que la economía nigeriana depende en gran medida del petróleo.

Los Vengadores del Delta del Níger, que han reivindicado la mayoría de los ataques contra instalaciones energéticas desde que comenzó la ofensiva a principios de año, anunciaron en agosto un alto el fuego, pero el mes pasado cometieron una nueva acción.

Las ofensivas militares que ha estado llevando a cabo el Gobierno en los últimos meses han dejado decenas de arrestos. Por otra parte, la muerte el pasado agosto de cinco milicianos por parte de las fuerzas de seguridad en una redada y el asesinato del padre de 84 años de un antiguo líder rebelde han provocado un aumento de las tensiones en la región.

"Cualquier plan por parte del Gobierno de explotar los recursos del Delta del río Níger sin nuestra colaboración les va a resultar imposible" ha añadido Agbinibo.

Los insurgentes que luchan en esa zona reclaman que la mayor parte de los beneficios del petróleo debería destinarse a la región del Delta, que es donde se produce la mayor parte del crudo y, sin embargo, es una de las más pobres del país.

La disgregación de los grupos armados y el elevado descontento social complican la pacificación del Delta del Níger, una región clave para la industria petrolera. Los ataques han recortado en un tercio la producción, que ha caído hasta los 2,1 millones de barriles diarios.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies