Las víctimas de los ataques con paquete bomba en Texas parecen no estar vinculadas, según las autoridades

Dos personas estudian pruebas de las explosiones de Austin
REUTERS / SERGIO FLORES
Publicado 10/04/2018 5:39:18CET

AUSTIN (TEXAS), 10 Abr. (Reuters/EP) -

Las víctimas de los atentados en serie de Austin, en Texas, que mataron a dos personas el mes pasado, no parecer estar vinculadas, según ha informado este lunes un abogado estadounidense, que ha añadido que el presunto terrorista, que se suicidó cuando la Policía se acercó, probablemente actuó solo.

El atacante Mark Conditt, de 23 años, un joven desempleado del suburbio de Pflugerville en Austin, murió el 21 de marzo después de detonar un artefacto explosivo mientras la Policía corría hacia su vehículo en un suburbio de Austin.

"La investigación sobre el motivo y la intención está en curso. Hasta ahora, no he visto información para creer que existe un vínculo común entre las víctimas", ha señalado John Bash, fiscal del distrito occidental de Texas.

Dos hombres afroamericanos fueron asesinados en los ataques que hirieron a cinco personas, entre ellas una mujer hispana y dos hombres blancos.

En una videoconfesión encontrada en su teléfono móvil, Conditt detalló cómo fabricó siete bombas. Cinco de ellas explotaron, una fue recuperada antes de que explotara y la séptima que detonó lo mató.

Hasta el momento, las autoridades no tienen intención de difundir la confesión, para que no pueda inspirar a otros. "El tema de las confesiones de audio dice una serie de declaraciones que nos conciernen. Simplemente no queremos que viva para siempre en Internet", ha afirmado Fred Milanowski, agente especial a cargo de la división de Houston Field para la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos.

Las autoridades también retiraron este lunes un cargo federan contra el presunto terrorista fallecido, que implica recibir, poseer y transferir un dispositivo destructivo, de acuerdo con una denuncia penal.

"Varias otras personas fueron investigadas por posibles vínculos a estos dispositivos destructivos. No se consideró probable que ninguna de estas personas estuviera involucrada", ha manifestado este lunes en una declaración jurada publicada.

Las bombas de Conditt, que hirieron a cinco personas, se dirigieron principalmente contra Austin. Dos fueron enviados como paquetes de FedEx, lo que ayudó a los investigadores a desenmascarar la identidad del atacante.

La declaración jurada asegura que los dispositivos explosivos comparten puntos en común, como el método de entrega, los contenidos y la forma de detonación. "Los seis artefactos explosivos usaron metralla", ha señalado el agente especial Reynaldo Alatorre Jr.

Contador