Al Islá acusa a Salé y a Al Baidh de propiciar los enfrentamientos con secesionistas sureños en Adén

Actualizado 27/02/2013 6:53:29 CET

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Al Islá, Abdul Wahab al Ansi, ha acusado al ex presidente de Yemen Alí Abdulá Salé y al ex presidente de Yemen Sur Alí Salem al Baidh de propiciar los enfrentamientos de hace una semana entre secesionistas sureños y fuerzas de seguridad en Adén.

Al Ansi ha advertido de que "fuerzas oscuras" están trabajando en el sur del país árabe para socavar los esfuerzos del Gobierno de Abdo Rabbo Mansour Hadi por resolver de forma pacífica la cuestión secesionista, según ha informado el diario 'Yemen Post'.

De esta forma, el líder de Al Islá --milicia suní y partido político más importante de Yemen-- ha contestado a quienes en los últimos días le han acusado de promover los ataques contra el Movimiento Secesionista del Sur (Harak).

Las provincias meridionales, especialmente la de Hadhramaut, han sido escenario en estos seis días de los enfrentamientos entre secesionistas sureños, milicianos de Al Islá --unionistas-- y fuerzas de seguridad.

Los disturbios comenzaron el pasado 21 de febrero, cuando las manifestaciones convocadas en la ciudad de Adén por Harak y por Al Islá en contra y a favor del Gobierno de Hadi, respectivamente, con motivo del primer aniversario de su llegada al poder, chocaron, dejando al menos seis muertos y decenas de heridos.

No obstante, se enmarcan en el llamamiento que los líderes de Harak, entre ellos Al Baidh, hicieron el pasado lunes al inicio de la lucha armada al considerar que el Gobierno central no ha hecho un intento serio de abordar las cuestiones pendientes --discriminación, tierras y beneficios robados e injusto reparto de los recursos--.

Un miliciano de Harak advirtió de que en los próximos días los secesionistas sureños pondrán en marcha una campaña de ataques sistemáticos contra objetivos norteños. "Si creen que pueden atacarnos, nosotros podemos hacer lo mismo", sostuvo.

A pesar de que el Movimiento Secesionista del Sur participó en las revueltas populares que llevaron a la caída del régimen de Salé, en 2011, y, salvo las facciones radicales, ha aceptado participar en la Conferencia Nacional para acordar la transición política, la aparente calma se rompió el pasado jueves.

El llamamiento a la lucha armada de Harak pone en peligro la Conferencia Nacional, prevista para el próximo 18 de marzo, en la que las fuerzas yemeníes esperan pactar una nueva Constitución que dé paso a la celebración de elecciones generales hacia finales de 2014.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies