La premio Nobel de la Paz Karman pide a la ONU que facilite el exilio de Salé para proteger la transición

Actualizado 30/01/2013 6:49:20 CET

MADRID, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

La premio Nobel de la Paz 2011 Tawakkul Karman ha solicitado al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que facilite el exilio del ex presidente yemení Alí Abdula Salé para garantizar el éxito de la transición política en el país árabe.

Karman ha enviado una carta al Consejo de Seguridad en la que argumenta que "la salida de Salé de la vida política, mientras siga en Saná con miles de millones de dólares, saqueados durante décadas de abuso de poder, impedirá la transición política".

A este respecto, ha recordado que el acuerdo del Consejo de Cooperación del Golfo (CCF), amparado por el Consejo de Seguridad en sus resoluciones, "prevé la salida total de Salé y de su familia de la vida política", según ha informado el diario 'Yemen Post.

Si bien, la activista yemení ha indicado que "Salé todavía es el presidente del Congreso General del Pueblo (GPC) --el partido gobernante--, desde donde se está vengando, influyendo todavía en la vida política de Yemen".

"Nuestro pueblo, sobre todo nuestra gran juventud, está esperando que vuestras resoluciones obliguen claramente a Salé a dejar, no solo la Presidencia del GPC, sino también la vida política de una vez por todas, o la transición se estancará o fracasará", ha apuntado.

En noviembre de 2011, las fuerzas yemeníes firmaron el acuerdo del CCG para poner fin a un año de protestas populares contra el Gobierno de Salé --que aceptó dimitir a cambio de inmunidad judicial para él y para su familia-- y para sentar las bases de la transición política.

En implementación de dicho acuerdo, las fuerzas yemeníes se preparan para celebrar una Conferencia Nacional con el fin de llegar a un pacto inclusivo para redactar una Constitución, que debería estar lista a finales de 2013, de modo que puedan celebrarse elecciones generales en febrero de 2014.

El pasado mes de noviembre las fuerzas yemeníes acordaron que, del total de interlocutores (565), 112 serán para el CGP; 85 para los houthis, un grupo islamista asentado en las provincias septentrionales; y 40 para los jóvenes y las mujeres que promovieron la revolución de 2011.

Todavía queda por decidir la cuota de representación de los secesionistas del sur cuyo líder, Muhammad Alí Ahmed, que regresó del exilio el año pasado, anunció en diciembre que el grupo participaría en la Conferencia Nacional, a pesar de la negativa inicial.