Las YPG sostienen que además de las milicias progubernamentales necesitarán ayuda del Ejército en Afrin

Publicado 22/02/2018 13:42:25CET

BEIRUT/ANKARA, 22 Feb. (Reuters/EP) -

Las milicias kurdas sirias YPG han indicado este jueves que los combatientes que apoyan al Gobierno sirio se están desplegando en el frente para ayudar a repeler la ofensiva de Turquía pero han sostenido que hará falta ayuda del propio Ejército sirio.

"Grupos alineados con el Ejército sirio han venido a Afrin, pero no en la cantidad o capacidad para detener la ocupación turca", ha subrayado el portavoz de las YPG, Nuri Mahmud, en declaraciones a Reuters. "El Ejército sirio debe cumplir su obligación (...) de proteger las fronteras de Siria", ha añadido.

Las YPG han pedido al presidente sirio, Bashar al Assad, el envío de tropas a la región de Afrin, en el noroeste, y las milicias partidarias de Damasco llegaron a última hora del martes. Cientos de dichos combatientes se han desplegado en las líneas de frente en Afrin para enfrentarse a las fuerzas turcas, según Mahmud.

Pero Al Assad no ha enviado al Ejército propiamente dicho, un despliegue que habría generado una confrontación más directa con el Gobierno sirio si Turquía no se replegara. Ankara, un comandante pro Assad y responsables kurdos han señalado que Rusia intervino para evitar que Damasco enviara al Ejército para defender Afrin después de que se conociera el acuerdo con las fuerzas kurdas sirias.

Aunque Rusia es el principal aliado de Siria en la guerra, también está trabajando con Turquía, que apoya a las facciones rebeldes, para negociar una solución más amplia al conflicto. El viceprimer ministro, Bekir Bozdag, ha señalado este jueves que cree que no hay ningún acuerdo entre el Gobierno sirio y las YPG. "Tenemos información de que no han llegado a un acuerdo", ha declarado Bozdag en una entrevista televisada.

Por otra parte, un testigo y un grupo de observación de la guerra han indicado este jueves que las fuerzas gubernamentales han entrado en un enclave kurdo en el norte de la ciudad de Alepo, algo que las YPG han desmentido.

Al Assad ha dicho repetidamente que quiere recuperar cada palmo de Siria, pero el Gobierno ha tolerado el control kurdo sobre la zona de Sheij Maqsud y barrios cercanos en Alepo.

El Gobierno y las fuerzas kurdas controlan más de Siria que ningún otro bando en la guerra y cualquier señal de acuerdo entre ellos es seguida con atención. Tanto Al Assad como las YPG consideran a Turquía su enemigo.

Ankara fue uno de los principales apoyos externos para los rebeldes que luchaban contra Al Assad en el inicio de la guerra y actualmente está inmersa en una campaña contra las milicias kurdas en el noroeste, a las que ve como una filial del ilegalizado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).