Zimbabue celebra mañana un referéndum constitucional discutido por la sociedad civil

Actualizado 15/03/2013 14:48:25 CET

Funcionarios, expertos legales y ciudadanos denuncian su ausencia en el proceso, impulsado desde los tres grandes partidos

MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los zimbabuenses votan mañana en un referéndum para la modificación de la Constitución cuya aprobación está casi garantizada al contar con el apoyo de los tres grandes partidos a pesar de que ninguno de ellos, ni la propia sociedad del país africano, está completamente satisfecho con las enmiendas propuestas ni con la calidad del procedimiento.

Es tal el descontento que representantes de las tres formaciones políticas han anunciado que, de ganar las próximas elecciones, rechazarán algunas de las enmiendas propuestas. Sin embargo, el plebiscito en sí mismo es un triunfo para un país que ha vivido desde hace meses sumido en un bloqueo político.

La enmienda constitucional era un requisito fundamental del difícil Acuerdo Político-Global (APG) que zanjó las violentas elecciones presidenciales de 2008, al revalidar el presidente Robert Mugabe en su cargo, con su rival político, Morgan Tsvangirai, como primer ministro.

Ahora, tanto el partido de Mugabe, el ZANU-PF, como el Movimiento Democrático por el Cambio Tsvangirai (MDC) del primer ministro y la escindida sección parlamentaria del MDC que lidera Welshman Ncube, coinciden en la necesidad de culminar el pacto y preparar al país para las próximas elecciones generales del próximo mes de julio.

PODERES PARA MUGABE

ONG del país advierten de que el consenso entre los tres partidos es un síntoma de peligro. Al conceder la enmienda la inmunidad parlamentaria al presidente del país, tanto Mugabe como Tsvangirai y Ncube "han sido seducidos por estas salvaguardias", según el presidente de la ONG Asamblea Nacional Constitucional , Lovemore Madhuku, que anima a los ciudadanos a rechazar la nueva Constitución.

"El actual borrador (de enmiendas) no cambia aspectos de la Constitución en lo que se refiere a las competencias del presidente, que seguirá conservando inmensos poderes", añadió Madhuku, cuyo grupo había pedido además ante el Tribunal Supremo que retrasara la fecha de los comicios al argumentar que la mayoría de los zimbabuenses no ha podido examinar el nuevo borrador.

Las quejas de ONG resumen las irregularidades del proceso, impulsado desde los partidos políticos de manera directa y sin la creación previa de una asamblea constituyente. Los zimbabuenses no han tenido voz en la redacción de estas enmiendas y será muy difícil verificar la legalidad del proceso de votación, ya que la presencia de observadores extranjeros ha quedado limitada, por orden del propio Mugabe, a los de la Comunidad para el Desarrollo Sudafricano.

"El proceso", apunta el diario zimbabuense 'Business Day', "ha dado un nuevo significado a la palabra 'exclusivo'. Si los partidos se hubieran molestado en investigar constituciones de otros países vecinos habrían descubierto que, en Kenia, el proceso fue iniciado por el Parlamento pero incluyó a todas las formaciones, y la sociedad civil y los ciudadanos normales y corrientes tuvieron su oportunidad para expresarse en un proceso considerado un evento histórico para todo el continente".

"Ahora hay rumores de que se ha impreso un número de papeletas que duplica al total de votantes registrados, y que las listas todavía incluyen a numerosos fallecidos", lamenta el medio, que no obstante defiende la idea del referéndum: "existe un genuino apoyo popular mayoritario, y definirá hasta qué punto está preparado el país para los próximos comicios".

DESCONTENTO Y DESCONOCIMIENTO

Agricultores como Tecla Chisvo se han declarado en contra de la nueva Constitución. "No han incluido ninguna de nuestras peticiones", declaró Chisvo, una residente de Chegutu, a la agencia de noticias de la ONU, IRIN, mientras varios funcionarios han reconocido que muchas comunidades rurales del país ni siquiera saben de la existencia de este proceso.

De hecho, la primera tirada del borrador de la nueva Constitución solo ha alcanzado 90.000 copias íntegras cuando existen en el país más de cinco millones de votantes registrados. De esas copias, 70.000 son en inglés. También circulan 200.000 copias de una versión resumida de la Constitución, un número insuficiente para algunos trabajadores oficiales.

"No se ha publicitado de manera adecuada. La gente no ha visto el borrador y dado que el proceso ha quedado completamente politizado, se ha perdido el interés, declaró la funcionaria Noma Dube.

El mayor foco de quejas procede de los descapacitados. El experto legal Abraham Mateta denuncia que solo ha sido impresas 200 copias en Braille de la nueva constitución, frente a los más de 40.000 ciegos que viven en el país.

"El borrador es un triste reflejo de las actitudes del Gobierno hacia la gente discapacitada. Todas las recomendaciones que el sector ha formulado durante los encuentros han sido ignorados y los únicos modelos que se han adoptado tienen un carácter benéfico", denunció el abogado.

La nueva Constitución plantea competencias estatales en el sector juvenil, en los ancianos y los veteranos de guerra, pero en lo que los discapacitados se refiere supedita cualquier acción a la disponibilidad de los fondos, lo que convierte a los discapacitados "en ciudadanos de segunda", lamentó Mateta.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies