Alonso ve "una locura" implantar el carril BUS VAO en la TF-5 sin ampliar el número de carriles

Alonso, junto a Manjón y Becerra
EUROPA PRESS
Publicado 23/03/2018 15:50:04CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, ha dicho este viernes que es "una locura" que se implante el carril BUS VAO en la TF-5 sobre el trazado actual de la vía, tal y como ha defendido estos días el subdelegado del Gobierno, Guillermo Díaz Guerra.

En un encuentro con los medios de comunicación, el presidente ha comentado que un estudio elaborado por Teno Ingenieros en 2015 diagnosticó que el carril BUS VAO es la "mejor opción" para resolver los atascos, pero ampliando la superficie, de cuatro a seis carriles, al menos hasta la zona de El Mayorazgo, en La Orotava.

Alonso ha afirmado que la Dirección General de Tráfico es competente para poner en marcha el carril "desde mañana" si la Comunidad Autónoma le da permiso, pero ha pronosticado que "las colas llegarían a Buenavista" porque la vía "está obsoleta", sin arcenes y buenos enlaces.

En principio, se está a la espera de que la Consejería de Obras Públicas y Transportes del Gobierno regional licite la redacción del proyecto, y la intención del Cabildo es que llegue desde Los Rodeos hasta Tacoronte --zona de la Coca Cola-- siguiendo el modelo de carril balizado de la A2 en Madrid.

Como apoyo al carril BUS VAO, el Cabildo trabaja en el diseño, compra de terrenos y construcción de una red con hasta seis aparcamientos disuasorios ubicados en El Sauzal, La Victoria, Santa Úrsula, Los Realejos y La Orotava, desde donde saldrían guaguas y taxis.

El presidente tinerfeño ha incidido en que la isla precisa de obras de "urgente necesidad" porque "está en la UVI", y calcula en unos 800 millones el cierre del anillo insular, la ampliación de la TF-1 y la construcción del carril BUS VAO.

Por ello, Alonso ha insistido en que en la primera fase del convenio de carreteras, el Cabildo va a aportar recursos propios 'a fondo perdido', si bien va a exigir que no mermen sus partidas en la segunda fase, y eso pese a que "hay muchas francotiradores de dentro y fuera que no quieren que el Cabildo haga obras".

"HABLAR DEL TREN ES REÍRSE DE LA GENTE"

En esa línea ha advertido de que en el convenio que acaba de finalizar, Tenerife recibió 80 millones de euros menos que Gran Canaria, a razón de ocho millones al año, y del total --casi 700 millones--, el 60 por ciento se destinó a tramos del anillo insular.

En cuanto a los trenes, ha comentado que ahora mismo "no está en la agenda" del Cabildo porque tanto Tenerife como Gran Canaria necesitan unos 4.000 millones en un momento donde ya hay muchas dificultades para cerrar el nuevo convenio de carreteras.

Alonso ha puntualizado que la corporación sí recibe pequeñas cantidades del Estado con las que se va avanzando en la redacción de los proyectos, pero ha dejado claro que no es una solución "instantánea" para resolver la congestión del tráfico. "Hablar del tren es reírse de la gente", ha subrayado.