Beber cerveza de forma moderada contribuye a una alimentación saludable por su alto contenido en antioxidantes

Cerveza
PHOTOGRAPHER: GABI ORTE
Actualizado 03/07/2015 23:22:24 CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

Beber cerveza de forma moderada contribuye a una alimentación saludable por su alto contenido en antioxidantes y vitaminas que le confieren su especial interés nutricional, especialmente a nivel cardiovascular, según indicó la nutricionista y la directora de la ONG Nutrición Sin Fronteras, Mercé Vidal, durante una conferencia sobre Dieta Mediterránea, Salud Cardiovascular y Cerveza en el marco de la Semana del Corazón organizada por el Centro de Información Cerveza y Salud en colaboración con la Fundación Española del Corazón en Tenerife.

Esta conferencia forma parte, por segundo año consecutivo, de una campaña informativa que pretende fomentar hábitos de alimentación saludables entre la población española, incidiendo en los múltiples beneficios que derivan de ella, según informó la organización en nota de prensa.

Al respecto, la nutricionista Mercè Vidal ha dado a conocer durante su conferencia que la dieta mediterránea "es un modelo de alimentación común" a los países de la cuenca del Mediterráneo que se caracteriza por la abundancia de alimentos vegetales (frutas, verduras, legumbres y frutos secos) pan y otros cereales, el consumo de pequeñas cantidades de carnes rojas, el aceite de oliva como grasa principal y una ingesta moderada de bebidas fermentadas (cerveza, vino y sidra), consumidas normalmente durante las comidas.

De esta forma, indica, lo pone de manifiesto la conocida Pirámide de Alimentación Saludable elaborada por la Sociedad Española de Nutrición, referencia nutricional en España, que incluye el consumo opcional y moderado (1 ó 2 cañas al día para las mujeres, 2 ó 3 cañas al día para los hombres) de bebidas fermentadas como parte de una alimentación equilibrada.

Al respecto, hace referencia a que diversas investigaciones han demostrado que el seguimiento de la dieta mediterránea "se asocia con una menor mortalidad cardiovascular" y cita como ejemplo el estudio PREDIMED, avalado por los principales grupos de investigación sobre nutrición y enfermedad cardiovascular de España, que "ha demostrado que el patrón alimentario próximo a la dieta mediterránea tradicional permite reducir hasta en un 30 por ciento el riesgo de sufrir complicaciones cardiovasculares mayores (infarto de miocardio, ictus o muerte cardiovascular) en pacientes de alto riesgo cardiovascular".

En dicha investigación, se realizó un estudio denominado 'Cerveza, Dieta Mediterránea y enfermedad cardiovascular' en el que se analizó el patrón alimentario global de los consumidores moderados de cerveza frente a los no consumidores y se concluyó que las personas que consumían cerveza habitualmente de forma moderada presentaban una menor incidencia de diabetes mellitus e hipertensión (factores de riesgo en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares), así como unas cifras mayores de HDL o colesterol bueno y menores de LDL o colesterol malo.

'BARRIGA CERVECERA'

Por otro lado, y en relación a la 'barriga cervecera', indicó que la cerveza es una bebida fermentada, compuesta en un 90 por ciento por agua, por lo que "no es la culpable de la tradicionalmente denominada 'barriga cervecera'".

En este sentido, y a modo de ejemplo, indicó que una caña tradicional (200 ml. aproximadamente) contiene alrededor de 90 kilo calorías, y en su variedad sin alcohol el aporte calórico de reduce a 35 kilo calorías.

"Consumir una cerveza diaria supone un porcentaje muy pequeño de la ingesta calórica diaria recomendada, que es de 2.000 calorías para las mujeres y 2.500 para los hombres", señaló Vidal.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies