El Cabildo de Gran Canaria denunciará los bulos en las redes sociales sobre el origen y causa del fuego

Juan  Carlos Santana, Antonio Morales, Miguel Á. Rodríguez y Federico Grillo
EUROPA PRESS
Publicado 25/09/2017 15:20:43CET

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, ha asegurado este lunes que los servicios jurídicos están analizando los bulos vertidos en las redes sociales sobre el origen y causa del fuego que desde el pasado miércoles, 20 de septiembre, ha afectado a la cumbre de la isla y en el que se han quemado casi 2.800 hectáreas.

En este sentido, Morales se ha referido a los "bulos" sobre el origen del fuego que han relacionado el incendio con la quema controlada de rastrojos del Cabildo, cuestión que aseguró que fue "un bulo" porque las quemas "están prohibidas" tanto para el personal de la institución insular como para cualquier ciudadanos hasta octubre.

"No tiene nada que ver con las quemas. Lo vamos a perseguir porque genera una alarma", apostilló en rueda de prensa para desvincular también la posibilidad de atajar antes el incendio si hubiera estado en funcionamiento el parque de bomberos de Tejeda, que es un reclamo del sector.

Sobre esto último, Morales matizó que los bomberos del Consorcio de Gran Canaria "son urbanos", puntualizando que aunque pueden ayudar, un incendio forestal "no es su especialidad", así como afirmando que aunque hubieran dado una primera respuesta, "el helicóptero de Artenara llega antes que ellos que están a 5 kilómetros" del lugar donde se produjo el fuego.

Además, resaltó los equipos de forestales PRESA que el Cabildo tienen distribuidos por la cumbre, incidiendo en que la "cumbre está vigilada", al tiempo que agregó que durante "todo el año" se realizan trabajos de prevención, si bien lamentó que "todo esto no compensa el abandono de la agricultura y la ganadería".

Asimismo, aseguró que la pinocha sí se permite recoger aunque, puntualizó, que hay que informar de ello a Medio Ambiente; y subrayó la importancia de que se limpien los alrededores de viviendas y ganaderías porque, afirmó, que en este incendio han podido comprobar como quienes tenían limpia la zona el fuego actuó de forma "menos virulenta".

Morales también avanzó que ha encargado un balance de daños en el Cabildo, así como a los ayuntamiento afectados para ver si reúne las condiciones para que sea declarada zona catastrófica. De todos modos, adelantó que en el próximo consejo de gobierno aprobarán una ayuda de 500.000 euros para los municipios y personas afectadas.

TRES CONATOS INTENCIONADOS EN UN AÑO Y MEDIO

Por su parte, el responsable de la Brigada de Investigación de Incendios Forestales del Cabildo, Juan Carlos Santana, explicó que esta Brigada está compuesta por seis personas que pudieron iniciar el estudio --junto a la Guardia Civil-- sobre el origen y causas del fuego el viernes, ya que en un primer momento fue necesario ayudar para controlar el fuego porque, aseguró, que en sus 20 años de ejercicio en Gran Canaria "jamás había visto" un incendio igual "por la rapidez, por el avance, por la intensidad" del mismo.

Santana matizó que la investigación del caso, que está judicializado, se encuentra en el inicio de la misma, ya que hasta el momento lo que se ha acotado es la zona del origen del fuego y en estos primeros análisis se estima que se trata de "un acto humano" donde no excluyen cualquier tipo de causa, ya que incidió en que el "único riesgo" en ese ámbito es una carretera colindante.

Por ello, admitió que se trabaja con la "hipótesis de incendio intencionado", ya que actualmente se están investigando tres conatos "intencionados" que se han producido en el mismo lugar en el último año y medio. Todo ello, además, tras comprobar que "no existe evidencia de que haya habido una causa natural".

Asimismo, expuso que el lugar donde se produjo "es como una olla", por lo que afirmó que "no es fácil verlo hasta que el humo pasa una altura".

"NO ES UN PROBLEMA MEDIOAMBIENTAL, ES UN PROBLEMA DE SEGURIDAD"

Por su parte, el ingeniero analista del Fuegos Forestales del Cabildo, Federico Grillo, subrayó este lunes que el incendio en este caso "no es un problema medioambiental, es un problema de seguridad, de concienciación ciudadana", ya que apuntó que la vegetación quemada se recuperará pronto.

En concreto, Grillo expuso que la zona de pastizales se recuperará "en muy poquito tiempo, con las primeras lluvias", mientras que la de matorrales, que ha quedado "bastante tocada", se recuperará "más o menos rápido".

En el caso de los pinares, dijo, que los canarios en primavera estarán recuperados y los foráneos, para los que ya existía una política de ir eliminándolos, se acelerará el proceso. Añadió que aproximadamente sobre el "30, 40 por ciento del pinar estará más feo" a la vista pero "casi todo es de canarios y se recuperará bien".

Por otro lado, expuso las tareas preventivas en la cumbre que se han realizado antes de que se produjera el incendio desde la zona de Picos de las Nieves hacia abajo, en Los Marteles, hasta Tamadaba "se han hecho trabajos preventivos, son franjas de baja carga, donde se reduce el combustible".

En concreto, explicó que se aclaran los pinares, se eliminan algunos pinos para que las copas "no estén tan juntas, se eliminan matorral y parte de la pinocha". La frecuencia para desarrollar estas labores, dijo, está fijada entre tres y cinco años. Todo ello para frenar los efectos del incendio, principalmente, en fuegos que "vienen de norte, que vienen de sur" porque al llegar a estas zonas altas, generan llamas "potentes y lanzan cenizas a gran distancias".

Para contribuir a los efectos de estos incendios, añadió, que tienen creados unos cortafuegos, del este a oeste, siguiendo toda la divisoria que separa norte de sur, que van desde Los Marteles al Pico de la Gorra; de Pico de la Gorra a Pico de Las Nieves; del Pico de Las Nieves baja por Alto del Pozo, Llanos del Salado, Cruz de Los Llanos, todo el monte de Ana López, La Degollada Becerra hasta la Cruz de Tejeda hacia Mesas de Garán, Degollado de Las Palomas, Moriscos, Cueva de Caballeros, Artenara y hasta la entrada de Tamadaba.

Estos cortafuegos, apuntó, "no" son los convencionales --franja limpia desprovista de vegetación--, por considerarlos un concepto "caducado" porque requieren "mucho más mantenimiento y generan un impacto importante", de tal forma que la que aquí se desarrolla son áreas "más blandas de donde se eliminan bastante biomasa de debajo de los pinos --que se abren, se podan y eliminan parte del matorral--". Agregó que entre el 80 y 85 por ciento de la superficie funcionó "bastante bien".

CONTINÚAN LAS LABORES DE EXTINCIÓN

Por último, el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, señaló que continúan las labores de extinción del incendio, quedando como zonas "más conflictivas" la de Camaretas y Risco Plieto, Mesas de Garán.

Morales ha indicado que durante el fin de semana se han detectado puntos calientes y humeantes que han ido atajando en zonas como del Corral de los Juncos o de Las Lagunetas, además de Camaretas, Las Mesas o Cueva Grande, entre otros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies