La Calre avisa de un "éxodo planetario" de población y exige a la UE más cooperación y respuestas globales

Presentación del informe sobre migraciones
EUROPA PRESS
Publicado 18/10/2017 17:08:25CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Conferencia de Asambleas Legislativas Regionales Europeas (Calre) ha advertido este miércoles de que hay un "éxodo planetario" de población y una "grave crisis humanitaria", y por ello, ha demandado a la Unión Europea más "cooperación internacional" y respuestas de tipo global.

Esta es una de las conclusiones del estudio 'Movimientos Mixtos de Población y Derechos Humanos. Menores Extranjeros No Acompañados', que se ha presentado en el Parlamento de Canarias tras siete meses de trabajo bajo la presidencia de la titular de la Cámara canaria, Carolina Darias.

En su presentación, Darias ha detallado que según las cifras de la ONU --correspondientes a 2015--, en el planeta hay un total de 244 millones de desplazados, de los que 65 los han sido de manera forzosa, otros 10 tienen la consideración de apátridas, y casi 190.000 reasentados.

De hecho, ha resaltado que ahora hay más desplazamientos de personas en el mundo que nacimientos.

Darias ha tildado de "insuficiente" la respuesta de la UE a la situación de los refugiados el continente, y ha reclamado que las regiones tengan "más espacio" para poder ayudar en la búsqueda de soluciones.

En ese sentido, ha subrayado la labor que se realizó en Canarias con la 'crisis de los cayucos' de 2006 donde se multiplicó la cooperación al desarrollo y hubo una "política de Estado" para resolver la situación con la firma de convenios bilaterales con los países emisores, entre otras medidas.

Además, ha comentado que los estados "se pueden sonrojar" de como son las ONG las que hacen los "corredores humanitarios" en Europa, y ha reclamado a la UE que "explique" por qué no se ha podido cumplir con los cupos de refugiados pactados con los países. "Debemos cumplir lo que decimos", ha señalado.

El presidente de la Calre y el parlamento de Andalucía, Juan Pablo Durán, ha comentado que este informe se aprobará en el pleno de la Calre del mes de noviembre, y espera que sirva para aplicar una política migratoria "eficaz, responsable y sostenible".

MENOS DEL 11% DE REFUGIADOS EN ESPAÑA

Ha señalado que "no es de recibo" que solo en España, no se llegue ni al 11 por ciento de los cupos de refugiados a los que se había comprometido a acoger --menos de 2.000 personas--, y ha pedido que la Carta Social Europea sea "la guía" para la búsqueda de soluciones.

En esa línea, ha coincidido con Darias en hacer hincapié en la gestión de Canarias durante la llegada de los cayucos, al tiempo que ha señalado que hace falta más "pedagogía política" porque se lleva mucho tiempo haciendo cosas "sin explicarlas" a los ciudadanos.

El presidente de la Junta General de Asturias, Pedro Sanjurjo, recordó que esta iniciativa de la Cámara autonómica canaria, "como otras puestas en marcha por la Calre, vuelve a identificar en un proyecto común como responsables de asambleas europeas".

Sanjurjo habló de una sociedad española "que se siente mayoritariamente solidaria con los casos de movimientos migratorios", e hizo referencia a un "fenómeno inverso", el envejecimiento de la población, que está teniendo lugar en varias regiones de Europa y llamó a impulsar "el reequilibrio demográfico de los territorios".

"La UE tiene la obligación de ordenar y establecer criterios para garantizar la ordenación de los flujos y eso exige compromisos que sobrepasan las acciones solidarias", apuntó.

CASOS DE BUENAS PRÁCTICAS

Tras la presentación del informe, representantes de las entidades International Peace Institute (IPI), ACNUR-España y Servicio Jesuita a Refugiados en Europa dieron a conocer sus casos de buenas prácticas desarrolladas en el ámbito de los movimientos migratorios.

Desde IPI, el especialista independiente Walter Kemp se refirió a la crisis de los cayucos en Canarias, que fue la primera respuesta europea integral y sostenida y lo comparó con otras respuestas a nivel internacional.

Kemp destacó que la respuesta canaria a comienzos de la década de 2000 "fue muy acertada" y que, pese a la envergadura de la situación y al tamaño reducido del archipiélago, "se hizo de forma positiva y rápida".

Además, añadió que fue "una buena demostración de cómo se aprende practicando".

El consultor puntualizó que otras partes del mundo están experimentando desafíos muy parecidos, y añadió que el caso de Canarias "podría tomarse como ejemplo a seguir".

Por su parte, la representante de ACNUR-España, Edelmira Campos, se centró en la atención a las necesidades personales en circunstancias difíciles, y puso sobre la mesa la acción llevada a cabo por la entidad a través de la asistencia en efectivo a las personas que se han visto obligadas a desplazarse por cuestiones de guerra o persecución.

Además, puntualizó que se trata de una iniciativa que ACNUR viene desarrollando desde hace unos años en otros países con los refugiados forzosos que está dando buenos resultados.

Finalmente, Carola Jiménez-Asenjo, del Servicio Jesuita a Refugiados en Europa, abordó la integración en los países de acogida, y añadió que la entidad ha realizado un estudio sobre la situación de miedo que se vive en Europa con respecto a los movimientos migratorios y los casos de xenofobia, con el fin de ver cómo puede mejorarse esta situación.

En el ámbito político, abogó por evitar medidas que restrinjan el agrupamiento familiar de estas personas, de cara a mejorar su integración. Por otro lado, incidió en la necesidad de mantener el nivel de protección de los refugiados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies