La Cámara tinerfeña prevé una desaceleración del turismo en 2018

Publicado 08/03/2018 17:05:32CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

Canarias recibió durante el cuarto trimestre del pasado año 3,8 millones de turistas, cifra que supone un incremento del 3,3% respecto al mismo periodo de 2016, permitiendo con ello alcanzar un nuevo máximo histórico anual con 14,2 millones de turistas extranjeros entrados, un 7,2% más que un año antes y el quinto récord consecutivo anual, con un incremento del gasto turístico del 11,4%.

Este buen comportamiento se apreció de manera directa en los resultados, en la confianza y en el empleo generado por los empresarios del sector e indirectamente en el conjunto de la economía canaria que, nuevamente, sustentó su tasa de crecimiento económico de 2017 en los buenos registros de la actividad turística.

Desde el Servicio de Estudios de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife se apunta que las expectativas para 2018 siguen siendo buenas, aunque es previsible una desaceleración en los ritmos de crecimiento que se vienen experimentado durante los últimos años.

Además, advierte que existen un conjunto de factores externos que pueden influir de manera significativa en el devenir del sector durante los próximos años. El petróleo está subiendo, lo cual constituye una amenaza para los costes de los transportes; también hay que contar con que países con una intensa atracción turística, como Túnez, Turquía y Egipto, están retornando lentamente al mercado después de las penalizaciones sufridas por los atentados. Cambios a los que hay que sumar la deriva que pueda tener el Brexit, dado el importante número de británicos que visitan todos los años las islas.

Riesgos externos que, según afirma el presidente de la Institución cameral, Santiago Sesé, "tenemos que afrontar sin dejar de trabajar por la formación del personal en todos los ámbitos y actividades que conforman el sector; la digitalización; la renovación y modernización de la planta hotelera y extrahotelera; el desarrollo de actividades complementarias que aporten valor; la inversión en infraestructuras y en los espacios que conforman nuestros espacios turísticos, etcétera".

"Debemos de trabajar bajo el paraguas de un destino único, armónicamente integrado, que se convierta en la mejor carta de presentación para continuar fidelizando a nuestros visitantes, diversificar los destinos de procedencia de los turistas y continuar siendo competitivos en una industria sujeta a constantes cambios, en un mercado cada vez más globalizado", añadió.

Para ello, el presidente de la Cámara quiso destacar la importancia de articular, desde la colaboración público-privada, una política integral del destino que sea capaz de coordinar decisiones y actuaciones; de acelerar los tiempos para que los proyectos de inversión y rehabilitación no se eternicen en el tiempo, y de hacer un uso eficiente de los recursos económicos existentes para que Canarias no pierda la oportunidad de incentivar un turismo de calidad que sea sostenible en el tiempo.

En este sentido, valoró la reciente renovación del Consejo Canario de Turismo y la creación de su Comité Ejecutivo, conformado por administraciones públicas de distinto ámbito territorial, y agentes económicos y sociales del sector turístico canario. Un órgano de asesoramiento y consulta en materia turística del Gobierno de Canarias que, para el presidente de la Cámara, "debe ser un lugar de encuentro, constructivo y propositivo, que haga que todos los agentes económicos implicados en el desarrollo del sector turístico trabajen en la misma dirección, cada uno desde su ámbito de actuación".

INCREMENTO DE VIAJEROS NACIONALES.

Durante el último trimestre del pasado año, los viajeros alojados en los hoteles canarios, contabilizados por el INE, aumentaron un 3,3% respecto a los de hace un año, avance causado tanto por los viajeros residentes en el extranjero (2,9%), como por los residentes en España (5,1%).

El total anual del año 2017 muestra, por primera vez desde 2010, un incremento de viajeros nacionales alojados (2,8%), manteniendo positiva la tasa de viajeros extranjeros (5%).

La estancia media en el trimestre fue un 3,4% inferior a la del cuarto trimestre de 2016 y el número de pernoctaciones descendió un 0,2%. El índice de ocupación cae 2,4 puntos y se situó en el mes de diciembre en un 71,4%, por encima de la ocupación media nacional (46,9%).

En cuanto a los ingresos por habitación disponible, superan en cada uno de los meses del trimestre a los obtenidos en 2016 (6,9% octubre, 3,9% noviembre y 2% diciembre). La tarifa media diaria de los hoteles canarios se encarece en diciembre un 5,4% anual, según el Indicador de Rentabilidad del Sector Hotelero (ADR) y el Índice de Precios Hoteleros se sitúa en los 126,5 puntos, 7,1% por encima del de diciembre de 2016.

Del mismo modo, el personal empleado en establecimientos hoteleros, contabilizado por el INE en su Encuesta de Ocupación en Alojamientos Turísticos, registró un aumento interanual del 5,2% en el promedio del cuarto trimestre.

Por su parte, los afiliados a la seguridad social en la actividad de hostelería, que engloba alojamiento y restauración, crecieron un 3,8% en su media trimestral respecto al año anterior y también el paro registrado en hostelería continúa la tendencia de descenso y, en el cuarto trimestre, cae un 0,4% respecto al mismo período del año 2016, retroceso inferior al nacional (-2,9%).