Camilo García, la voz de Harrison Ford: "Cuidar la interpretación es básico para ser un gran actor de doblaje"

Camilo García
CEDIDA
Publicado 10/07/2018 13:15:55CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

Harrison Ford, Anthony Hopkins, Gene Hackman, Gérard Depardieu o Tommy Lee Jones son algunos de los actores a los que Camilo García presta su voz en la versión castellana de sus películas. En esta edición de TLP Tenerife 2018, gracias a Fuerza Imperial de Tenerife, estará en la capital tinerfeña para dar una charla sobre su experiencia como actor de doblaje, ajustador, director y actor de teatro.

Camilo García empezó en el mundo de la interpretación en los años 60 y principios de los 70. "Hacíamos teatro experimental una vez cada tres meses. Un día vino a verme José Luis Sansalvador, un director de doblaje de la época y me dijo que probara el doblaje. Probé y tuve suerte", cuenta el actor.

Después de algunos papeles pequeños, apareció en su vida Han Solo, un Harrison Ford joven y justo en la cresta de la ola con el lanzamiento de la saga Star Wars. Después del increíble éxito que cosecharon las películas de George Lucas, Camilo García se percató de que el doblaje era lo suyo y empezó a hacer adaptaciones de diálogos y se convirtió en el director de doblaje más joven en aquel momento.

Sin embargo, el doblaje es un trabajo muy duro a diferencia de lo que la gente puede pensar y su proceso suele permanecer en el desconocimiento. "Yo procuro ver muchas veces al personaje, oigo al actor original y entiendo lo que quiere, me fijo si está bien ajustada la frase y en ese trozo tengo que decir exactamente o lo más exacto posible la intencionalidad del actor. Hay que entender al personaje muy bien", explicó Camilo sobre qué proceso sigue al doblar a uno de sus personajes.

Detrás de cada personaje está el actor y al preguntarle sobre el que más disfruta doblando, el actor salmantino lo tiene muy claro: "Gene Hackman. Lo empecé a doblar en 'Arde en Mississippi' y me quedé con él. Tiene una gran humanidad, un gran talento para interpretar diversos papeles, tanto de villanos tremendos o de personas buenas, y se notaba que conocía bien su oficio".

La aspiración de este artista tan completo va más allá, pues es el director, ajustador y dobla al protagonista de la película 'Cyrano de Bergerac', el que es considerado el doblaje más extraordinario que existe por la dificultad que conlleva: "Toda la película estaba entera en verso y rimados en pareado. Estuve tres meses haciéndolo, pero era un reto personal y me gustaba hacerlo. Además, en esta película conseguí a dos actores que estaban empezando: Nuria Mediavilla (Roxana) y Luis Posada (Christian de Neuvillete)". Así, Camilo también ejerció de maestro con ellos, ya que le apasiona recitar poesía.

Afirma también que le gusta doblar a los actores de verdad, los que se nota que conocen bien su oficio. No obstante, jamás ha conocido a los actores a los que pone voz: "Sólo tengo una anécdota con Nick Nolte. Cuando doblé el 'Príncipe de las mareas', lo invitaron para el estreno en Madrid y cuando comenzó la película, que empieza con un monólogo suyo, al sentarse y escuchar otra voz en español, se quedó muy extrañado porque no sabía que iban a pasar la película doblada, pero luego le gustó muchísimo y cuando acabó la película dijo: 'Este señor lo ha hecho muy bien. Tenía que haber estado sentado aquí a mi lado porque ha hecho un trabajo extraordinario. Por favor, escríbanle una carta de mi parte y díganle esto mismo'. Otro actor fue Anthony Hopkins que me mandó una fotografía suya con una nota felicitándome. A Gérard Depardieu también le gustó mucho el doblaje que hice en 'Cyrano de Bergerac', pero jamás he conocido a ninguno", cuenta.

Aunque parezca de primeras evidente, es todo un honor que actores reconocidos a nivel mundial mundial alaben el trabajo de los actores de doblaje, un trabajo que al realizarse en la sombra y no siempre con el reconocimiento visual, pasa muy desapercibido en nuestro país. Camilo García revela su posición al respecto: "A algunos actores no les gusta que se hable de ello, pero las grandes empresas saben que tienen que doblar las películas porque es una manera de venderlas. De hecho, hay gente que prefiere verlas dobladas si el doblaje es bueno; a fin de cuentas es como traducir un libro o una obra de teatro, pero tampoco tengo nada en contra de los que les gusta ver la película en versión original porque es normal que ya que conocen bien el idioma, disfruten de las interpretaciones de las personas que han dado la cara. Por lo que yo creo, el doblaje es una traducción artística hecha por unos profesionales que son actores y que pueden conseguir a veces el mismo nivel de interpretación que el original".

CLAVES DE UN BUEN DOBLAJE.

Está claro que no es nada fácil doblar, a diferencia de lo que se pueda pensar y el actor salmantino nos da las claves que muchos desconocen: "La voz tiene que estar bien colocada, trabajarla mucho, hacer ejercicios en casa para luego estar a la altura cuando te toca, porque nunca sabes qué te va a tocar. Tu llegas y no has visto la película, por lo que te enfrentas a algo nuevo cada día y necesitas la técnica suficiente para poder estar ahí y que no te pille desprevenido."

Trabajar de actor de doblaje es una experiencia muy interesante y dura, pero Camilo García tiene una voz muy peculiar ya conocida por todos los que alguna vez han visto alguna de sus películas: "Aunque se trabaja mucho, también hay tiempo para pasarlo bien en sala, sobre todo cuando te encuentras con compañeros de la talla de Constantino Romero o María Luisa Solá, que aunque haya que ser muy profesional para estar a la altura, también se crean vínculos de compañeros de trabajo. Por no hablar de las innumerables anécdotas que tiene Camilo al ir por la calle". Cuanta, además, que el año pasado le paró un coche de policía y se asusté diciendo: "Ay dios, ¿qué ha pasado?' Y me dice el policía: 'Oiga, ¿usted es Camilo García? ¿Actor de doblaje? ¿Me puede firmar un autógrafo? Es que mi novia está loca con sus doblajes.' ¡Yo me llevé un susto tremendo porque me había parado un policía y no sabía que había hecho!" contó el actor.

Al escuchar voces inconfundibles como la de Camilo, surge la pregunta de si cualquier voz podría valer para ser actor o actriz de doblaje y da un rayo de esperanza para todos aquellos amantes del doblaje que no saben si su voz tendría un hueco en el banco de voces: "Todas las voces son buenas siempre y cuando la sepan utilizar. Hay que saber colocarla y proyectar bien, la belleza de la voz depende del personaje que hagas. Siendo actor, sirve cualquier voz y hay muchas pruebas de ello en nuestra profesión. No solo están los protagonistas, hay muchos secundarios que hay que saber doblarlos".

Además, en Canarias, al igual que ocurre con Andalucía, Galicia u otro lugar de España, hay un acento peculiar que no es aceptado en este tipo de oficio, ya que la demanda pide un acento neutro, un castellano lo más perfecto posible para llegar a la máxima audiencia de manera general; sin embargo, Camilo no se vio sorprendido en absoluto, ya que afirma que es una cuestión de pulir bien el acento, practicar y buscar los sonidos. Un buen ejemplo es Fernando Cabrera, actor de doblaje muy famoso canario que ha encontrado su sitio en el doblaje y que ha cosechado grandes éxitos doblando a personajes muy queridos en la pequeña y gran pantalla. El actor salmantino destaca que lo primero es ser buen actor y lo demás, con paciencia y práctica llega solo.

Finalmente y al saber que el doblaje es un oficio infravalorado por lo general, comentó que eventos como TLP Tenerife hacen que "la gente recapacite y vean que es un trabajo mucho más importante de lo que parece. Me parece una ventana extraordinaria para explicar algo que está en la sombra y para que la gente vea que esto no es una tontería", comenta el actor.

Contador