Clavijo afirma que el puerto de Granadilla es una "oportunidad única" para Canarias

Publicado 02/03/2018 15:54:06CET

GRANADILLA DE ABONA (TENERIFE), 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, ha afirmado hoy viernes que todos los territorios "tienen derecho a tener oportunidades" y ha incidido en que el puerto de Granadilla es una "oportunidad única" para el municipio, para Tenerife y para Canarias. Así lo ha indicado en el acto de inauguración del puerto de Granadilla, que ha contado con la presencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna.

En su intervención, el presidente canario ha dicho que hoy es un "día importante" porque se materializan unas obras que se idearon hace 50 años y a las que el Ministerio de Fomento dio luz verde hace 17 años a una infraestructura que será "clave" en el desarrollo social y económico del municipio y de la comarca sur de Tenerife.

Fernando Clavijo afirmó que todos los territorios tienen derecho "a tener oportunidades" y afirmó que esta infraestructura es "una oportunidad única para Granadilla, para Tenerife y para Canarias".

Clavijo añadió que este puerto se convirtió desde su puesta en funcionamiento el pasado mes de noviembre en el "espejo" del puerto de Santa Cruz y permitirá establecer el equilibrio entre el norte y el sur, compartir oportunidades, distribuir el tráfico de mercancías, reducir el tráfico rodado en las vías norte-sur y disminuir las emisiones de dióxido de carbono, lo que supone "una apuesta por la sostenibilidad, por el desarrollo socioeconómico de la comarca sur".

Destacó que el puerto de Granadilla juega un papel fundamental en la condición de Canarias como frontera sur de Europa y cercanía a África, pues "facilitará nuevas oportunidades de negocio y contribuirá a la creación de empleo cualificado y de calidad".

Por otro lado, recordó que cuando asumió la Presidencia, uno de sus compromisos fue volver a tender puentes con el Gobierno del Estado, lo que está permitiendo cumplir con tres objetivos irrenunciables: apostar por servicios públicos esenciales, recuperar los convenios Canarias-Estado y blindar los derechos de Canarias, dejando al REF fuera del sistema de financiación, y situando a Canarias donde le corresponde "desde un ejercicio de responsabilidad".