Dejan una caja de zapatos con más de cien piezas arqueológicas benahoaritas

Domingo Acosta Felipe inventariando las piezas
CEDIDA
Piezas arqueológicas Piezas arqueológicas
Publicado 17/05/2018 11:58:08CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 17 May. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo de La Palma ha recibido la entrega anónima de 113 piezas arqueológicas benahoaritas, que el pasado lunes fueron depositadas en una caja de zapatos a la entrada de las oficinas de este departamento sin referencia alguna a la persona que hacía la entrega o al lugar donde fueron descubiertas.

El consejero del área, Primitivo Jerónimo, ha agradecido el gesto de esta persona que ha preferido no identificarse, a la vez que insiste en la importancia de que quien encuentre o guarde vestigios prehispánicos los entregue en el Cabildo o en el Museo Arqueológico Benahoarita (MAB), donde serán custodiados, estudiados y tratados convenientemente para su conservación.

"Desafortunadamente el Servicio de Patrimonio Histórico se encuentra con situaciones en las que restos de este tipo son hallados entre basura o residuos desechados de cualquier tipo. Se hace necesario insistir en la concienciación de toda la sociedad palmera de que estos vestigios se deben entregar a la administración competente, así como aportar la máxima información posible sobre los mismos para ayudar en las tareas de investigación y recuperación arqueológica", apunta el consejero.

Según señala el director del MAB, arqueólogo y responsable de Patrimonio Histórico en el Cabildo, Jorge Pais, el lote entregado está compuesto por 112 fragmentos de cerámica y un utensilio lítico (dique de basalto gris). El especialista en cerámica aborigen, Domingo Acosta Felipe, prestó ayuda al museo en el inventario, que arrojó que esta entrega contiene piezas de 8 fases arqueológicas distintas, la mayoría correspondientes a la IIIa y IIIb, entre el año 650 y el 1050, aproximadamente.

Pais asegura que los vestigios "podrían provenir de un yacimiento de gran interés del que, desgraciadamente, debido a la naturaleza de la entrega, se desconoce absolutamente cualquier dato". "Solo podemos certificar que son restos benahoaritas y que, con toda, probabilidad, se hallaron en un yacimiento al aire libre porque todas las muestras presentan el color terroso característicos de los materiales que han estado durante mucho tiempo en contacto con barro", añadió.

El director del MAB insiste en la importancia de que la persona o personas que entregaron los restos se pongan en contacto con el Cabildo o el Museo. "Tenemos mucho interés porque podríamos estar ante un yacimiento que habría sido ocupado durante prácticamente toda la secuencia cultural benahoarita, desde su arribada a la isla, en torno al siglo II a. C, hasta la llegada de los conquistadores a finales del siglo XV", indicó.