Detectan una termita invasora en Tacoronte

Termita
CEDIDA
Publicado 06/06/2017 13:38:26CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

Anticimex, compañía especializada en el control de plagas, ha detectado en Tenerife la presencia de una especie de termita invasora procedente de Lousiana (Estados Unidos), un insecto no natural de Canarias, cuyo nombre científico es 'Reticulitermes flavipes', y que está considerada como una de las termitas más destructivas.

David Mora, jefe técnico y especialista en termitas, ha confirmado que esta especie se ha encontrado en la inspección de una vivienda en Tacoronte.

"Al sospechar que no se trataba de una especie local enviamos a analizar muestras de individuos mediante análisis genético, cuyo resultado nos ha confirmado que se trata de una termita invasora", asegura.

Las termitas tienen su función en la naturaleza como parte del proceso de descomposición de la madera muerta pero pueden causar graves daños en las estructuras de viviendas y edificios.

Lo más probable es que esta especie de termitas llegase a la isla en una embarcación por lo que sería conveniente realizar un estudio que nos permita delimitar su presencia.

"Estamos realizando el tratamiento con sistema de cebos que usamos habitualmente y luego continuaremos con la monitorización de la zona para controlar su actividad", destaca.

En su opinión, "no es necesario alarmarse, porque se ha detectado en una zona muy localizada, el objetivo ahora es que esta especie no se extienda a otros lugares de la isla, salte a las islas vecinas o incluso pueda llegar a la península".

Las termitas no son transmisoras de enfermedades ni afectan directamente a la población, sin embargo, pueden deteriorar gravemente las estructuras de madera y causar derrumbamientos e importantes pérdidas económicas.

La mejor forma de prevenir su expansión es hacer un estudio que permita identificar las zonas afectadas y realizar un tratamiento integral para alcanzar su erradicación de la isla.

INVESTIGACIÓN PARA COMBATIR LAS PLAGAS

Este mismo año, Anticimex ha inaugurado un laboratorio centrado en la investigación de las distintas especies de termitas en todas sus fases, con el objetivo de conocer al detalle este insecto y desarrollar así nuevos métodos para combatir mejor la plaga en distintos ámbitos.

Este nuevo centro de investigación se encuentra en Sant Just Desvern (Barcelona) y comparte espacio con el CimexLAB, el primer laboratorio privado de Europa dirigido a investigar las chinches y creado por la compañía en 2015.

La multinacional sueca Anticimex apuesta por el uso de las nuevas tecnologías y las soluciones sostenibles para el control de plagas, minimizando el uso de pesticidas y biocidas.

En el caso de las termitas cuenta con un avanzado sistema de cebos que consigue distribuir la materia activa de éstos entre toda la colonia del termitero, evitando que se creen subcolonias y eliminando definitivamente el problema.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies