Detenidas cinco personas por la introducción de grandes cantidades de hachís en Canarias desde Marruecos

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Detenidas cinco personas por la introducción de grandes cantidades de hachís en Canarias desde Marruecos

Detención de uno de los integrantes de la organización
GUARDIA CIVIL
Publicado 08/11/2016 12:02:14CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil, en el marco de la 'Operación Teatrero', ha procedido a la detención de cinco personas de entre 30 y 40 años que constituían una organización criminal dedicada a la introducción de grandes cantidades de hachís en Canarias desde Marruecos valiéndose de embarcaciones neumáticas, según ha informado la Benemérita en una nota de prensa.

La investigación se inició en La Palma, donde miembros del Equipo Territorial de Policía Judicial de Los Llanos de Aridane vigilaban a una organización criminal radicada en la isla que mantenía contactos con súbditos de origen marroquí y con infraestructura para el tráfico de drogas a gran escala.

El contacto marroquí con la organización criminal del Valle de Aridane jugaba un papel destacado dentro del grupo, y el pasado mes de julio se conoció que tenía relaciones con otras personas de origen magrebí radicadas en otras islas y en Marruecos, en la zona de El Aiún (Sáhara). Este individuo acordaba con estas personas futuras operaciones de venta de grandes cantidades de hachís, que sería repartida entre la organización criminal de La Palma y otra de Gran Canaria.

Durante la investigación se supo que la organización marroquí estaba preparando un posible alijo en alguna isla, por lo que se desplegó un dispositivo de unidades especializadas en la lucha contra el narcotráfico que se desplazaron hasta Gran Canaria para la realización de las actividades operativas.

Se supo que el patrón de una embarcación que saldría desde Gran Canaria partiría hasta un punto de contacto previamente acordado para el trasbordo de la droga, mientras que los miembros de la organización desplazados a Marruecos trazaban un plan de navegación concreto, teniendo prevista la llegada a aguas próximas al norte de Gran Canaria para el pasado 22 de septiembre.

Dado lo expuesto se intensificaron las labores operativas con el apoyo de embarcaciones del Servicio Marítimo de la Guardia Civil y centrándose en la zona del Muelle Pesquero de Sardina y costa del municipio de Gáldar.

Paralelamente se tuvo conocimiento de la llegada desde El Aiún de uno de los principales miembros de la organización criminal magrebí, líder encargado de las labores de supervisión de carga del hachís, selección de personal y trazo de las rutas marítimas, entre otras funciones.

La patrullera de la Guardia Civil logró interceptar ese día a la embarcación neumática que trajo la droga, así como a sus ocupantes, que realizaron múltiples maniobras de huída y despiste que resultaron infructuosas, procediendo a su detención como presuntos autores de un delito contra la salud pública.

Durante esta acción policial se verificó que el trasbordo se había realizado con éxito y que la droga se encontraba en el interior de la embarcación fondeada que patroneaba el objetivo español, así que durante la madrugada del 23 de septiembre se decidió dar la orden de detención inmediata de todos los investigados a la mayor brevedad.

Ese día se detuvo al patrón español cuando se dirigía a su vehículo para extraer la embarcación cargada de droga en el mar, indicando a los guardias civiles que en la cabina había 27 fardos con unos 810 kilos de hachís. De igual forma, se detuvo a cuatro personas y se localizó en el sur de Gran Canaria al líder de la trama.

Una vez analizados sus dispositivos móviles se comprobó cómo hacían uso de la mensajería instantánea para el control de las posiciones de las diferentes patrullas de Guardia Civil, todo ello de cara a poder realizar sus acciones con una mayor seguridad y evitar ser detectados en cualquier control policial.

Después de ser interceptados en septiembre se han seguido con las investigaciones hasta principios de noviembre. Se han practicado también dos registros domiciliarios. En total son cinco los detenidos, cuatro de ellos de nacionalidad marroquí y un español, con edades comprendidas entre los 30 y 40 años. A los detenidos se les imputa un delito de tráfico de drogas y pertenencia a organización criminal, además se estudia imputarles un delito de blanqueo de capitales.

Como consecuencia de los registros domiciliarios se intervinieron 810 kilos de hachís; 21.325 euros en efectivo; seis teléfonos móviles y un satelital; una embarcación tipo cabina; una embarcación neumática con dos motores; dos vehículos, y diverso material electrónico.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies