Detienen a una mujer por estafar a un hombre discapacitado del que cuidaba en Santa Brígida (Gran Canaria)

Publicado 23/04/2018 15:23:53CET

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Equipo de Homicidios y Delitos contra las Personas de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil en Las Palmas detuvo el 20 de abril a una mujer que responde a las iniciales de A.N.G, de 42 años de edad y nacionalidad española, como presunta autora de los delitos de estafa y falsedad documental cometidos contra un hombre, de 65 años de edad, y discapacitado al que prestaba servicios como cuidadora en San Brígida (Gran Canaria).

La detención se ha producido después de que en septiembre de 2017, familiares del hombre denunciaran su desaparición, ya que no tenían noticias del mismo desde el año 2015, periodo en el que se había extendido la creencia, que posteriormente se demostraría falsa, de que esta persona se encontraba residiendo con una antigua novia en otra localidad de la isla, según informó la Guardia Civil en nota de prensa.

Sin embargo, tras las pesquisas iniciadas por la Guardia Civil de San Mateo debido a la denuncia, comprobaron a finales de septiembre de 2017 que el hombre había fallecido tras encontrar su cadáver dentro del propio domicilio, lugar en el que llevaba muerto los dos años en que había estado en paradero desconocido, ya que según las pruebas forenses y los datos recopilados a partir de varias manifestaciones de testigos la fecha estimada del fallecimiento se produjo entre los meses de septiembre y octubre del 2015.

Ante la aparición del cadáver en "tan atípicas" circunstancias y debido a que por el tiempo transcurrido los análisis forenses no arrojaban resultados concluyentes sobre la causa del fallecimiento, los agentes del Equipo de Homicidios de la Guardia Civil en esta provincia se hicieron cargo de la investigación.

En un primer momento las pesquisas realizadas abarcaron todas las posibles líneas de investigación, incluyendo que tras la muerte de esta persona existiera un posible delito de homicidio. Así en el transcurso de la misma, los agentes descubrieron que A.N.G., quien hasta poco antes del momento del fallecimiento ejercía labores de cuidadora del discapacitado, hacía compras por Internet y domiciliaba recibos de gastos suyos propios contra la cuenta corriente del fallecido, quien continuaba recibiendo regularmente los ingresos que le correspondían en concepto de pensión.

En este sentido, se acreditó que este tipo de cargos, por un importe total de aproximadamente 20.000 euros, se continuaron haciendo después de la muerte sin que cesaran hasta poco antes del hallazgo del cadáver, cuando ya se habían iniciado las pesquisas para su localización.

Asimismo se comprobó que de estos pagos se beneficiaron además, al menos otras cuatro personas, que han sido imputadas en calidad de investigados por los mismos delitos de estafa y falsedad documental, si bien "no se han averiguado indicios de que sospecharan que esos cargos se realizaban contra la cuenta corriente de una persona ya fallecida".

Sin embargo, los agentes no han encontrado por el momento indicios de que la muerte del hombre se deba a la intervención de terceras personas.

En el proceso de la investigación, el Juzgado de Instrucción Número 2 de los de Las Palmas decretó el secreto de las actuaciones, levantado recientemente tras la puesta a disposición judicial de A.N.G, quien ha quedado en libertad con la obligación de comparecer cada 15 días ante la autoridad judicial a la espera del correspondiente juicio oral.