El Gobierno de Canarias pide a los ciudadanos que elijan la artesanía de las islas y eviten las imitaciones

Actualizado 05/12/2011 16:11:11 CET

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Dirección general de Industria y la de Comercio y Consumo del Gobierno de Canarias ha recordado a la ciudadanía que gran parte de los trabajos autóctonos llevan la marca Artesanía o alguna otra vinculada a organismos insulares, solicitando a los ciudadanos que eviten productos falsificados que se venden como artesanía canaria, informó el Ejecutivo regional en un comunicado.

En la actualidad, más de 500 artesanos sellan sus productos con este registro. Sin embargo, existen lugares, según se ha podido constatar desde la Inspección de Comercio, en donde se venden manteles calados o paños de imitación hechos en fábricas extranjeras que no guardan ni 'el sabor', ni el trabajo de los artesanos canarios.

Por este motivo, en estos días previos a la Navidad, ambas direcciones solicitan a los consumidores y posibles compradores que se fijen y no compren sin mirar antes las etiquetas que garantizan la originalidad del trabajo de los artesanos.

El director de Comercio y Consumo, Gustavo Matos, ha reconocido que si bien cada comerciante puede poner a la venta la mercancía que desee, el consumidor debe ser crítico y comprobar que el producto no ha sido facturado en otro país. "Es una cuestión de compromiso", ha defendido Matos.

Asimismo, desde Industria, Juan Antonio León, reconoce que desde hace varios años se está implantando la marca de calidad "Artesanía Canaria" que conlleva una seria de requisitos de control como una garantía para el consumidor.

"Es evidente que un calado hecho en manos de un artesano emplea material de superior calidad y por tanto su coste no es comparable a las producciones industriales masivas de países asiáticos", ha subrayado.

También recordó la importancia de que los artesanos poco a poco se afiancen en las islas y mantengan este tejido empresarial "y para ello la marca puede ser un buen instrumento, sin olvidarnos de que es una actividad económica y por tanto la compra de nuestros productos artesanos contribuye a mantener el empleo además de nuestros valores culturales".