Gobierno, empresarios y sindicatos fijan una estrategia canaria de activación del empleo para los próximos dos años

Presentación Estrategia Canaria De Empleo
GOBIERNO DE CANARIAS
Firma de la Estrategia Firma de la Estrategia Firma de la Estrategia Firma de la Estrategia Firma de la Estrategia
Actualizado 11/07/2018 12:46:25 CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Canarias y las organizaciones empresariales y sindicales más representativas del archipiélago han firmado este miércoles la Estrategia Canaria de Activación para el Empleo 2018-2020, cuyo principal objetivo es dar una respuesta más ajustada y personalizada a las características de los personas en situación de desempleo, lograr un empleo más estable y mejorar las condiciones de trabajo, tanto desde el punto de vista laboral como salarial.

El documento ha sido suscrito por el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo; la consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda, Cristina Valido; el secretario general de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), José Cristóbal García; el presidente de CEOE-Tenerife, José Carlos Francisco, y por los secretarios generales de UGT y CCOO en Canarias, Gustavo Santana e Inocencio González.

El presidente Clavijo agradeció a sindicatos, patronales y equipos técnicos que hayan hecho posible una estrategia que busca "algo más que hacer más de lo mismo". Incidió, además, en que a pesar de que en los últimos tres años se han generado 98.000 empleos en las islas, la calidad y retribuciones de los mismos "no satisfacen a nadie".

Por eso, añadió, "nos hemos metido de lleno en una estrategia global de la que forman parte la educación, la formación, la certificación y el acceso y la estabilidad del empleo". También hizo especial hincapié en que la Estrategia Canaria de Activación para el Empleo se haya firmado casi al mismo tiempo que los acuerdos marco nacionales de negociación colectiva, que tendrá que desarrollar el Gobierno y que marcarán la hoja de ruta de lo que se quiere hacer en la Comunidad Autónoma en materia de empleo.

Por su parte, Cristina Valido resaltó que se trata de una estrategia "consensuada" con empresarios y sindicatos que permitirá diseñar una línea de actuación en materia de empleo que no dé lugar a la "improvisación", haciendo posible que los colectivos con más dificultades puedan encontrar un empleo, así como para impulsar la apertura de nuevos nichos de negocio.

El secretario general de CCE, José Cristóbal García, puso en valor que hoy se ha firmado una estrategia adaptada a la realidad de Canarias en la que se significa la voluntad de diálogo que existe entre los empresarios y los sindicatos. Mientras, el presidente de CEOE-Tenerife resaltó el plazo de la Estrategia, pues coincide con los acuerdos marco nacionales de negociación colectiva que se han firmado recientemente.

El secretario general de UGT-Canarias, Gustavo Santana, señaló que este acuerdo es fruto del diálogo social que Gobierno, empresarios y sindicatos vienen manteniendo desde hace tiempo y que permite dar un cambio "sustancial" a las políticas activas de empleo y da respuesta a aquellos ciudadanos que necesitan un empleo con garantía e indefinido.

Asimismo, el secretario general de CCOO-Canarias, Inocencio González, coincidió en que con este acuerdo se certifica que el diálogo social en Canarias es ya una "realidad" y resaltó que esta estrategia es un "escalón más" para luchar contra las altas tasas de desempleo que aún sufre el archipiélago, así como para reducir el elevado número de parados de larga duración.

VISIÓN COHERENTE Y GLOBAL.

Esta nueva estrategia es un documento integrado en el que se ofrece una visión coherente y global de las políticas laborales y de formación para el empleo, integradas en un solo marco, con objetivos coherentes y complementarios, consensuados con todos los agentes sociales.

El acuerdo establece las líneas para facilitar la planificación hasta el año 2020 y en el texto prima un espíritu de transversalidad en actuaciones y colaboración interinstitucional, cuyas acciones se alimentan y retroalimentan gracias a la colaboración público-privada.

La Estrategia llega impulsada por el Gobierno a través del Servicio Canario de Empleo (SCE) y suma aportaciones de organizaciones empresariales y sindicales, de los Cabildos, de los ayuntamientos, así como de otras entidades que colaboran en la ejecución de políticas de activación para el empleo para que pueda responder a los principales retos del mercado de trabajo en las islas.

Este acuerdo sigue las directrices para política de empleo de la Unión Europea (UE), que fueron dadas a conocer en la Estrategia Europea 2020, y el acuerdo nacional formulado en la Estrategia Española de Activación para el Empleo 2017-2020. En Canarias, el acuerdo responde no sólo a los aspectos cuantitativos del mercado laboral en las islas, sino a los cualitativos para dar respuesta más ajustada y personalizada a las características de los demandantes, al logro de empleo estable y a mejorar las condiciones de trabajo.

TRES OBJETIVOS.

La Estrategia Canaria de Activación para el Empleo se divide formalmente en tres objetivos: los clave, los estratégicos y los estructurales. Aunque muchas de las acciones que se proponen en este documento ya se están desarrollando, el acuerdo incide y profundiza en todos ellos y, sobre todo, sistematiza la forma de medir los resultados, de tal manera que la evaluación de cada uno de ellos permita descubrir las fortalezas y las debilidades para corregir unas o incentivar otras en función de sus resultados.

Los objetivos clave suponen la finalidad última del acuerdo y son estables durante toda la vigencia del mismo: reducir el desempleo, aumentar la activación y reducción de los periodos de desempleo; mejorar la participación de los servicios públicos de empleo en la cobertura de vacantes y mejorar el grado de satisfacción de los empleadores y demandantes con los servicios prestados por los servicios públicos de empleo.

Los objetivos estratégicos son asumidos por el conjunto del sistema nacional de empleo estatal. Se revisarán de manera trienal y consisten básicamente en formar, orientar y optimizar los recursos. Se hace especial hincapié en la promoción de la activación y mejora de la empleabilidad de los trabajadores jóvenes, especialmente usando instrumentos como el Sistema Nacional de Garantía Juvenil; potenciar el empleo como principal instrumento de inclusión social mejorando de manera prioritaria la activación e inserción de los desempleados de larga duración y mayores de 55 años, y colaborar con el sistema educativo en la mejora de las capacidades necesarias para el trabajo y para el aprendizaje permanente.

Los objetivos estructurales trasladan al nivel operativo la orientación de la política de activación hacia la cohesión social, por lo que se enfoca desde la dimensión local y sistematizan la relación entre políticas de activación y políticas de protección en el ámbito de la unidad familiar. Para ellos, la Estrategia prevé el desarrollo de un amplio programa de cooperación entre la política de activación para el empleo y la política de servicios sociales.