Un hombre muere ahogado en la playa de Costa Calma, en Fuerteventura

Publicado 10/04/2018 13:26:59CET

El fallecido en Fuerteventura, que había quedado sin contabilizar en las estadísticas, eleva a 16 los ahogados en Canarias en el primer trimestre de 2018

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un hombre, de 39 años de edad y nacionalidad italiana, ha perdido la vida ahogado en la playa de Costa Calma, en Fuerteventura, el 9 de febrero de este año, siendo el único fallecimiento por accidente acuático en la isla en este 2018, según aseguró 'Canarias, 1500 Km de Costa'.

El cuerpo de este hombre fue encontrado sobre las 18.00 horas del 9 de febrero por una persona que paseaba por la orilla en la zona conocida como Punta Palomas y que fue quien avisó a las autoridades del municipio de Pájara.

Para rescatar el cuerpo, que se encontraba en una zona de difícil acceso, el 112 tuvo que activar un helicóptero del GES que evacuó el cuerpo del hombre hasta el aeropuerto de la isla y, posteriormente, al hospital general. Así tras practicarle la autopsia, se determinó la sumersión como causa de la muerte.

Por su parte, fueron agentes de la Guardia Civil de Pájara los encargados de llevar a cabo las diligencias correspondientes, que les permitieron encontrar una toalla y otros efectos personales de la víctima, entre ellos un móvil que estaba sin batería. Además se apuntó que el cuerpo no presentaba signos de violencia, salvo "múltiples erosiones causadas por el efecto de las corrientes que impactó el cuerpo en los rompientes".

Posteriormente, los agentes cargaron el móvil en las dependencias de la Benemérita para poder identificar al fallecido, ya que entre sus efectos no se encontró documentación alguna, sonando horas después su teléfono y el interlocutor se identificó como la madre del hombre que intentaba contactar con él.

Sin embargo, los agentes tuvieron que comunicarle el fatal desenlace, de tal forma que varios días después, el cuerpo del fallecido, nacido en Moldavia pero nacionalizado italiano, era trasladado a su país por vía aérea.

CANARIAS REGISTRA 16 AHOGADOS EN LO QUE VA DE 2018

Este fallecido en Fuerteventura, que había quedado sin contabilizar en las estadísticas, eleva a 16 las muertes por ahogamiento en los tres primeros meses de 2018 en Canarias, lo que supone un descenso del 36 por ciento con respecto al mismo periodo de 2017, cuando se contabilizaron 25 fallecidos.

De este modo, en las costas de Canarias pierden la vida 5,3 personas mensualmente, según la estadística que periódicamente elabora la plataforma para la prevención de accidentes acuáticos, 'Canarias, 1500 Km de Costa', con el apoyo del Cabildo de Gran Canaria.

Por islas, Gran Canaria lidera el ranking de óbitos por ahogamientos, con 7 muertes, seguida de Tenerife (6), Lanzarote (2) y Fuerteventura (1); mientras que La Palma, La Gomera y El Hierro no registran ningún óbito.

En cuanto al 87,5 por ciento de los fallecidos identificados se correspondieron con ciudadanos extranjeros de siete países diferentes, tales como son Alemania (4), Noruega (3), Lituania (2), Reino Unido (2), Dinamarca (1), Holanda (1) e Italia (1); y el 12,5 por ciento fueron bañistas de nacionalidad española.

El total de personas que han sufrido un accidente acuático en el primer trimestre de este año asciende a 39 que, de tal forma que junto a los dieciséis fallecidos, hay que incluir 7 semiahogamientos desde carácter moderado a crítico, 15 rescates y un accidente acuático.

Por sexos, el 94 por ciento de los bañistas que perdieron la vida fueron varones y el 6 por ciento restantes mujeres --todos bañistas--. Y del total de afectados (muertes, semi ahogamiento, rescates y accidentes acuáticos), el 65 por ciento eran bañistas, el 24 por ciento submarinistas, el 3 por ciento pescadores y el 8 por ciento en el capítulo de otros.

En cuanto al entorno donde se produjeron los accidentes fue el 72 por ciento en playas; el 13 por ciento en piscinas; el 8 por ciento en piscinas naturales, y el 7 por ciento en capítulo de otros. Finalmente, por edad, el 60 por ciento de los afectados eran adultos (18-59 años), un 25 por ciento mayores de 60 años, 15 por ciento menores, y el 10 por ciento desconocida.

Contador