El HUC celebra su centenario en trasplantes de páncreas

Imagen del equipo y los participantes en la rueda de prensa sobre trasplantes
CEDIDA
Actualizado 27/07/2016 15:07:57 CET

El primer trasplantado dice que "todo va perfecto" y que "pasó a la gloria" cuando dejó de pincharse y controlar la glucosa

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Universitario de Canarias (HUC) ha alcanzado la cifra de 100 trasplantes de páncreas desde que se pusiera en marcha esta modalidad el 22 de mayo de 2002, con el que fue el primer trasplante de riñón y páncreas de Canarias.

Hasta la fecha, se han llevado a cabo 102 trasplantes de páncreas, ocho de forma aislada y el resto de trasplantes dobles de riñón y páncreas simultáneamente.

El anuncio de este logro fue comunicado este miércoles en una rueda de prensa en la que los responsables del centro destacaron la labor del programa de trasplantes de Canarias y la importancia de la donación.

El cirujano, Antonio Alarcó, recalcó que el programa de trasplantes es posible "gracias a que hay una implicación de todos los hospitales de Canarias y a los donantes, pues España es el número uno en donantes y trasplantes".

A su juicio, "detrás de cada trasplante hay 80 personas anónimas que siempre están y que solo una sanidad pública como la nuestra permite".

El consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Jesús Morera, explicó que trasladar a la sociedad este tipo de noticias sobre la actividad de donación y trasplantes presenta "dos particularidades que la hacen especial, los resultados obtenidos e involucrar a toda la ciudadanía en el proceso".

"El programa regional de trasplantes en Canarias es un éxito colectivo de toda la sociedad ya que esta actividad se inicia y sustenta en el acto solidario y altruista de la donación, pero que además exige una gran eficacia en la gestión y planificación de los recursos materiales y sobre todo contar en los hospitales con profesionales y comprometidos y de máximo nivel profesional", indicó.

EL MEJOR TRATAMIENTO

En esa línea, la responsable del programa de trasplantes de páncreas del HUC, Lourdes Pérez, insistió en que ningún programa de trasplantes se puede llevar a cabo "sin la solidaridad y la generosidad de los donantes de órganos".

Pérez informó de que la enfermedad renal crónica es un "importantísimo problema de salud pública a nivel mundial, pues según datos del estudio Epirce (Epidemiología de la Insuficiencia Renal Crónica en España), hasta un 10% de la población adulta española y el 20% de los mayores de 60 años padece algún tipo de esta enfermedad".

Además, dijo que "la gran mayoría de los enfermos renales crónicos son diabéticos tipo 2, y solo un 15 o un 30 por ciento de estos diabéticos con enfermedad renal crónica son diabéticos tipo 1, y en el caso de estos pacientes el mejor tratamiento que se les puede ofrecer es el trasplante simultáneo de riñón y páncreas", apuntó.

Y es que según los datos presentados en la Sociedad Canaria de Nefrología en junio de este año, aproximadamente el 52% de los pacientes trasplantados de riñón y páncreas conserva la función de los dos órganos a los siete años y estima que ganan hasta 18 años de vida media.

EL PRIMER PACIENTE TRASPLANTADO

El primer paciente que fue trasplantado de riñón y páncreas en Canarias, Juan Jesús Pérez, contó que sus problemas comenzaron cuando el riñón le empezó a funcionar mal debido a la diabetes que tuvo desde niño.

A través de esa enfermedad, padeció problemas en el riñón y desarrolló insuficiencia renal. "Es una enfermedad que te va cogiendo todo, es una enfermedad muy mala", destacó.

Afortunadamente, y pese a que estaba en lista de espera solo para riñón, pues en esa época "no existía el trasplante de páncreas", en el año 2001 le llamaron del hospital y le dijeron que había un nuevo trasplante y que sería de páncreas.

"Me preguntaron si me cambiaban de lista de espera de riñón a renopancreático y no me lo pensé", agregó.

"Y el 22 de mayo de 2002, el día de Santa Rita, me operaron y pasé de pincharme la diálisis, la insulina y el control diario de cómo estaba a la glucosa, pasé a la gloria de quitarme todo eso de encima", subrayó el paciente.

Ahora, dijo, "todo va perfecto, y todo gracias, sobre todo, a los donantes, porque sin ellos no existiría nada de esto, les estoy muy agradecido a ellos, al hospital y a todo su equipo por todo lo que han hecho por mí", finalizó.