El ICI defiende que la cultura gitana no puede ser "una excusa" para limitar los derechos de las mujeres

Actualizado 14/04/2012 15:23:37 CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

La directora del Instituto Canario de Igualdad (ICI), Elena Máñez, ha señalado que la defensa de la identidad cultural del pueblo gitano "nunca puede ser una excusa para limitar los derechos de las mujeres", y sostiene que esa identidad cultural "se garantiza permitiendo que las mujeres sean parte activa --desde la libertad-- en el desarrollo de sus comunidades", por lo que las mujeres "deben tener su propia voz y participar en la toma de decisiones".

"Rebelarse contra las injusticias no es sinónimo de renegar de la cultura o de la identidad propia", indicó esta semana Elena Máñez en un acto con motivo del Día del Pueblo Gitano que fue organizado por el ICI con la colaboración del Ayuntamiento de La Laguna, el Instituto de la Cultura Gitana y la Asociación de Mujeres Romí Kamela Nakera.

Durante este encuentro, celebrado en el Espacio Multifuncional el Tranvía de La Laguna, se impartieron charlas sobre la importancia de las mujeres jóvenes y la educación, la historia del pueblo gitano y las mujeres gitanas.

La directora del ICI, que habló de los avances de la mujer gitana en la vida pública a lo largo de la democracia en España, recalcó que "una cosa es la cultura y otra bien distinta las costumbres", y subrayó que mejorar las condiciones de vida y las oportunidades de las mujeres gitanas "también contribuye a mejorar la vida del pueblo gitano".

Elena Máñez explicó que el ICI participaba en este acto para hacer un reconocimiento al papel que juegan las mujeres gitanas en sus comunidades y también como apoyo a las conquistas que han ido protagonizando. "Cuando hablamos de igualdad de género y de las mujeres, con mucha frecuencia nos olvidamos de las mujeres gitanas", indicó Máñez, quien recalcó que "hay cuestiones que deberían unirnos a las mujeres gitanas y no gitanas porque nos afectan a todas por el mero hecho de ser mujeres", agregó.

Al respecto, remarcó la importancia de tomar conciencia de la injusticia que supone negar a las mujeres su participación en igualdad de derechos con las mismas oportunidades que los hombres, y manifestó que cualquier cultura que menosprecie a las mujeres o las relegue a un papel secundario y subordinado "se está perdiendo un gran potencial, ya que se está desaprovechando a la mitad de la población".

La directora del ICI citó la importancia de la educación para que las mujeres ocupen espacios que les han sido negados. Indicó también que el 80 por ciento de los universitarios gitanos son mujeres, aunque precisó que todavía tres de cada cuatro mujeres gitanas no completan la Educación Primaria. Por ello, animó a apostar por la educación porque en ella "está el futuro de las mujeres gitanas y del pueblo gitano".

La formación, dijo, aumenta las oportunidades de empleo para las mujeres. "El trabajo de las mujeres no debemos verlo como un simple apoyo a la economía familiar, sino como algo que en sí mismo es importante para nosotras", señaló Elena Máñez, quien expresó que la única forma de combatir los estereotipos que afectan negativamente a la comunidad gitana y a las mujeres y que conducen a la discriminación es ocupando espacios, también en el mercado laboral.

Elena Máñez ensalzó la labor realizada por las asociaciones de mujeres gitanas para la visibilización de las mujeres; destacó su lucha a favor de las mujeres pese a enfrentarse a veces a la incomprensión de su propio entorno, y las animó a seguir luchando por la libertad y por los derechos de las mujeres gitanas.