Julios (CC) busca apoyos para que la UE autorice una central eléctrica en una zona protegida de Fuerteventura

Actualizado 04/03/2011 16:20:53 CET

La vicepresidente del Gobierno canario recuerda que fue una decisión tomada por el Cabildo con el apoyo unánime de PP, CC y PSC-PSOE

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

La vicepresidenta y consejera de Empleo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias, María del Mar Julios, no sólo ha asegurado que la nueva central eléctrica de Fuerteventura no se instalará en Agando, sino que se ha propuesto lograr el consenso para instar a la UE a que autorice su ubicación en Monte Aguado, una zona de especial protección.

Así lo ha aseverado en comisión parlamentaria en el transcurso de una comparecencia instada por la diputada socialista Rita Díaz sobre el Plan Territorial Especial de Ordenación de Infraestructuras Energéticas de Fuerteventura.

En su intervención, la consejera recordó que en octubre de 2008 fue el Cabildo de Fuerteventura, con la unanimidad de todas las fuerzas políticas, quien propuso al Gobierno de Canarias la instalación de la central en Monte Aguado, en el municipio de Antigua.

Este lugar, tal y como precisó Julios, es una zona de especial protección de las aves catalogadas por la Unión Europea. "Por tanto, para poder instalar en esta zona una central --como quiere el Cabildo y todas las fuerzas políticas-- debe de contar con la autorización de la UE", que ya de antemano advirtió que "no es fácil y es larga".

En consecuencia, y tratando de buscar "la absoluta complicidad de que se comprenda esta situación", consideró que "todos" tienen que ser "responsables" de las decisiones que se están tomando. "Por tanto, tendremos todos que empujar para que esta situación ante la UE se resuelva lo más pronto posible".

"NO ERA EL LUGAR IDÓNEO"

No contenta con la intervención de la consejera, la diputada socialista Rita Díaz le cuestionó a la consejera que si Monte Agudo no era el lugar idóneo por estar en una cepa y se supone que Europa podía poner impedimentos, "¿por qué la Comisión de Seguimiento del Plan Territorial Especial de Fuerteventura no buscó un nuevo emplazamiento? ¿Es que el Gobierno está pensando todavía en ubicar la central térmica en Agando?".

Desde las filas populares, el diputado Manuel Fernández consideró que la instalación de la futura central eléctrica en Fuerteventura se ha liado por propia legislación canaria que tildó de "terriblemente complicada", al tiempo que tachó de "impresentable" querer instalar esta central en un lugar de protección europea cuando hay otros "múltiples lugares" donde podría ubicarse.

En este sentido, ha advertido de antemano que de optarse por Monte Agudo, "nos enfrentaremos a un camino largo que será totalmente recurrido por las asociaciones ecologistas".

El político 'popular' también censuró que la consejera haya hablado de consenso, ya que, en su opinión, "eso no es democracia; es unanimidad". "La democracia es que la mayoría que tiene la facultad del pueblo para tomar decisiones tiene que tomarlas y no tiene porqué haber consenso", recalcó. De hecho, aseguró haber oído que "no existe" tal consenso para que la central esté en Monte Agudo.

Por su parte, la diputada de CC Lidia Padilla quiso dejar claro una vez más que fue el Cabildo de Fuerteventura, con el apoyo de las fuerzas políticas, quien tomó la decisión de instalar la central en Monte Agudo y "eso es democracia". Asimismo, si bien admitió que habrá que esperar a que la UE acepte o no la nueva ubicación, reiteró que fue una "decisión responsable" de todos los partidos con representación en el Cabildo majorero.

Oídas las intervenciones, la consejera María del Mar Julios les preguntó a los portavoces de PP y PSC-PSOE dónde querían que fuera la central, así como si "no les parece bien" lo que habían votado sus compañeros de partido en el Cabildo de Fuerteventura.

"Democracia es tomar decisiones pero también respetar las que toman otras instituciones como la que tomó el Cabildo majorero", concluyó.